Isabel Allende

20060828_allende_2

Es muy extraño escribir su propia biografía, porque es tan solo una lista de fechas, eventos y logros. En realidad, las cosas más importantes de mi vida pasaron en las cámaras secretas de mi corazón y no pertenecen en una biografía. Mis logros más significativos no son mis libros, sino el amor que comparto con unas pocas personas, especialmente mi familia, y las formas en que he tratado de ayudar a los demás.

Cuando yo era joven, a menudo me sentía desesperada: ¡tanto dolor en el mundo y tan poco que yo podía hacer para aliviarlo! Pero ahora, reflexiono sobre mi vida y me siento satisfecha, porque pocos días han pasado, sin que por lo menos intente cambiar las cosas

Hija del diplomático Tomás Allende Pesse —primo hermano de Salvador Allende, presidente de Chile entre 1970-1973 (en algunas publicaciones se les cita erróneamente como hermanos)—[6] [7] y de Francisca Llona Barros,[6] nació en Lima mientras su padre se desempeñaba como secretario de la embajada de Chile en Perú y es la mayor de los tres hijos del matrimonio (sus hermanos menores son Juan y Francisco).[6] [8] Isabel Allende es de ascendencia vasca por parte paterna y de ascendencia portuguesa, vasca y castellana por parte materna.[8] Sus padres se separaron en 1945, y su madre retornó con Isabel y sus dos hermanos a Chile, donde vivió desde 1946 hasta 1953.

Entre 1953 y 1958, su familia residió en Bolivia —donde asistió a una escuela estadounidense en La Paz— y en Líbano, donde estudió en un colegio privado inglés.

En el plano literario, confiesa que cuando comienza a escribir ella genera un lugar, una época y los personajes y la historia se van dando por sí solos, es decir, no tiene un plan inicial con todas las acciones. Varios de sus libros han nacido de cartas o reflexiones personales. Ejemplos de esto son La casa de los espíritus y Paula, que escribió como un homenaje a su hija. Aunque muchos estudiosos catalogan la obra en el género autobiográfico, ella misma indica que es más como una «memoria», porque no es una biografía propiamente dicha sino una colección de recuerdos más cercana a la ficción que a la realidad, aunque esta última la inspiró.

El humor es parte integral de sus escritos, ya sean periodísticos u obras literarias. Confiesa que se acostumbró a escribir de esta manera cuando era periodista y ahora, gracias a eso, puede ver la historia «detrás» de cada asunto, una visión alternativa.

La ciudad de las bestias es su intento de llegar al público lector joven. Decidió escribirlo después de dos libros con bastante investigación histórica; este nuevo libro le daría un descanso y en él podría plasmar su imaginación de una manera más libre, ya que la ficción histórica siempre requiere mucho cuidado para atenerse a los hechos sucedidos.

Cuando era periodista los demás eran su cuento; ella se sentía con derecho a tocar el timbre de una casa, meterse dentro y hacer preguntas o detener a un desconocido a media calle e interrogarlo acerca de cosas personales (pensamientos).

Además de obras de carácter autobiográfico, ha escrito novelas históricas, como Inés del alma mía —basada en la vida de Inés de Suárez, la primera española en llegar a Chile— o La isla bajo el mar, que narra la vida de una esclava llamada Zarité en Saint Domingue, hoy Haití de finales del siglo XVIII.

Su obra ha sido clasificada en el movimiento literario conocido como posboom, aunque algunos estudiosos prefieren el término novísima literatura. Este movimiento se caracteriza por la vuelta al realismo, una prosa más sencilla de leer pues se pierde la preocupación por crear nuevas formas de escribir (meta-literatura), el énfasis en la historia, la cultura local, entre otros.

En 2012 decidió incursionar en el terreno de la novela policial —género que desde 2006 cultiva su exmarido, William C. Gordon—[17] y escribió El juego de Ripper, que entregó en diciembre de ese año a su agente Carmen Balcells;[18] salió publicado a principios de 2014. Según cuenta Allende, fue Balcells quien le propuso escribir una policiaca con Gordon, pero no resultó: «Fue imposible. Tenemos diferentes maneras de trabajar, pero yo me quedé con la historia», ha explicado la autora, quien aseguró que su marido le «ayudó con la estructura del libro».

photo_29

A partir de su primera novela, todas sus obras han sido publicadas en español por las editoriales Plaza & Janés y Sudamericana, pertenecientes al grupo Penguin Random House.

  • La abuela Panchita, infantil; ilustrado con muñecos de Marta Carrasco, editorial Lord Cochrane, Santiago, 1974
  • Lauchas y lauchones, ratas y ratones, infantil, Lord Cochrane, Santiago, 1974
  • Civilice a su troglodita. Los impertinentes de Isabel Allende, recopilación de columnas que publicaba la autora bajo ese mismo título en la revista Paula, Lord Cochrane, Santiago, 1974
  • La casa de los espíritus (1982), novela, reeditada en 2011 en el estuche “Trilogía involuntaria”
  • La gorda de porcelana (1984), cuento juvenil
  • De amor y de sombra (1984), novela
  • Eva Luna (1987), novela
  • Cuentos de Eva Luna (1990), 23 relatos
  • El plan infinito (1991), novela
  • Paula (1994), obra autobiográfica
  • Afrodita (1997), obra autobiográfica
  • Hija de la fortuna (1998), novela, reeditada en 2011 en el estuche “Trilogía involuntaria”
  • Retrato en sepia (2000), novela, reeditada en 2011 en el estuche “Trilogía involuntaria”
  • La ciudad de las bestias (2002), novela juvenil, reeditada en 2004 en el estuche Trilogía “Las memorias del águila y del jaguar”
  • Mi país inventado (2003), obra autobiográfica
  • El reino del dragón de oro (2003), novela juvenil, reeditada en 2004 en el estuche Trilogía “Las memorias del águila y del jaguar”
  • El bosque de los pigmeos (2004), novela juvenil, reeditada en 2004 en el estuche Trilogía “Las memorias del águila y del jaguar”
  • El Zorro: Comienza la leyenda (2005), novela
  • Inés del alma mía (2006), novela
  • La suma de los días (2007), obra autobiográfica
  • Los amantes del Guggenheim. El oficio de contar (2007), relato
  • La isla bajo el mar (2009), novela
  • El cuaderno de Maya (2011), novela
  • El juego de Ripper (2014), novela policiaca
  • El amante japonés (2015), novela

[images

 Entrevista, Maite Fernández

¿Cómo es Isabel Allende?

Es difícil definirme yo misma, creo que sería mejor hacerle esta pregunta a otras personas. Los adjetivos que se me ocurren son: trabajadora, disciplinada, alegre, enérgica, imaginativa, mandona, creativa, generosa, enamoradiza y amante de animales, chocolate, vino rojo y lectura.

 De todos los libros escritos.¿ Con cual se identifica? 

Me identifico con mis memorias, Paula y La Suma de los Días, porque en ellos cuento abiertamente mi vida y la de mi familia.

¿Cree que hay un cambio de conciencia en el ser humano?

Sí, creo que la humanidad evoluciona lentamente hacia un estado superior. Al estudiar el pasado vemos que hemos progresado, que a pesar de los problemas tremendos que enfrentamos ahora, estamos mejor que antes. Hay mucha gente que cree que bajo la superficie se está gestando un silencioso movimiento de la conciencia colectiva, especialmente entre los jóvenes, que no desean perpetuar una cultura de consumo y materialismo. Espero que eso sea cierto.

 ¿ En qué cree Isabel Allende?

Creo antes que nada en el amor. El amor mueve al mundo y preserva la vida. Sin amor maternal, por ejemplo, las especies no sobrevivirían. Creo en la solidaridad: todos formamos parte de la raza humana y lo que afecta a uno nos afecta a todos. El individualismo es insostenible desde un punta de vista personal, ya que nos aisla, y ciertamente lo es desde la perspectiva económica y social. Creo en el poder extraordinario de la imaginación y de la bondad. En lo que a mí concierne, diría que creo en mi propio corazón, porque se equivoca mucho menos que mi cerebro.

 Nos podría hablar de su última novela. El Amante Japonés.

Es una historia de amor romántico. La protagonista, Alma, tiene 80 años, vive en una casa de reposo y a menudo se va por una o dos noches sin dar explicaciones. Irina, una joven que trabaja en la casa de reposo, sospecha que Alma tiene un amante y se pregunta por qué es necesario tanto secreto; Alma es libre y bien podría recibir a su enamorado en su apartamento. Al investigar el misterio, Irina va descubriendo el pasado de Alma y del hombre que ha amado toda su vida. Ese pasado es interesante; ella es judía – toda su familia pereció en un campo de concentración en Polonia – y el amante, por se origen japonés, pasó los años de la Segunda Guerra Mundial en un campo de concentración para japoneses en los Estados Unidos. Todo tendía a separarlos: raza, cultura, clase social y nivel económico, pero el amor enfrentó los obstáculos ciegamente.

¿ Qué mensaje daría?

No tengo mensajes. Cuando escribo simplemente deseo contar una historia que me interesa. La persona que soy, mis ideas, sentimientos y valores aparecen entre líneas, pero no tengo la intención de predicarle nada a mis lectores. Respecto al Amante Japonés, alguien me dijo que es una historia sobre el poder de la amistad, la familia y el amor.

Nuestro agradecimientos .

 http://www.isabelallende.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *