La Crianza con Apego

1417149902861

LA CRIANZA CON APEGO

La “crianza con apego” término acuñado por el pediatra William Sears, es una corriente basada en los principios de la teoría del apego que plantea que el/la niñ@ tiene tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente.

Según la Attachment Parenting Internacional (API) hay 8 principios que fomentan el apego saludable (seguro) entre los padres/tutores y el niño.

Ocho principios de la crianza con apego

La Attachment Parenting International (API), partidarios de la crianza con apego del Dr. Sears, intentan fomentar un vínculo seguro con los hijos mediante ocho principios que se identifican como metas a conseguir por los padres. Estos ocho principios son:

  1. Preparación para el embarazo, el nacimiento y la paternidad.
  2. Alimentación con amor y respeto.
  3. Respuesta sensible a las necesidades del bebé desde que nace.
  4. Contacto materno el mayor tiempo posible.
  5. Propicio del sueño seguro físicamente y emocionalmente.
  6. Propicio del cuidado cariñoso constante.
  7. Práctica de la disciplina positiva.
  8. Búsqueda del equilibrio entre la vida personal y familiar.

Algunos padres afines a la crianza con apego también eligen vivir una forma de vida familiar natural, tal como el parto natural, el nacimiento en casa, criar en casa, educación en el hogar, aprendizaje natural, el movimiento anti-circuncisión, ligas para la libertad de vacunación, salud natural, movimientos de cooperativa y consumo de alimentos orgánicos.

Sin embargo, el Dr. Sears no requiere que los padres sigan estrictamente ningún conjunto de reglas, sino que anima a los padres a ser creativos al responder a las necesidades de sus hijos. La crianza con apego, fuera del modo del Dr. Sears, se centra en las respuestas que respaldan los vínculos seguros.

La crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños, y evitar expectativas poco realistas en el comportamiento del niño. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando. De esta manera, los padres pueden intentar evitar la frustración que ocurre cuando esperan cosas que los niños no pueden hacer aún.

La crianza con apego mantiene que es de vital importancia para la supervivencia del niño que sea capaz de comunicar sus necesidades a los adultos y que estas sean atendidas sin demora. El Dr. Sears advierte que mientras el niño es pequeño, es mentalmente incapaz de ninguna manipulación. Sears comenta que durante el primer año de vida, las necesidades y los deseos de un niño son lo mismo. El Dr. Sears y otros partidarios de la crianza con apego piensan que las necesidades no satisfechas aparecen de inmediato intentando satisfacer lo que no fue satisfecho. La crianza con apego observa el desarrollo así como la biología del niño para determinar las respuestas psicológicamente y biológicamente apropiadas para cada etapa. La crianza con apego no significa resolver una necesidad que el niño pueda satisfacer por sí mismo; significa entender cuáles son las necesidades, cuándo se presentan, cómo cambian a lo largo del tiempo y de las circunstancias, y ser flexibles al idear maneras para responder apropiadamente.

Prácticas similares son conocidas como crianza natural, crianza por instinto, crianza intuitiva, crianza de inmersión o crianza en el “concepto del continuum”.

Una crítica a la crianza con apego es que puede ser muy agotadora y exigente para los padres. Sin la ayuda de amigos o de la familia, el trabajo de la crianza puede ser difícil. La escritora Judith Warner afirma que la “cultura de la maternidad total”, de la que ella culpa en parte a la crianza con apego, ha llevado a las madres a una “época de la ansiedad” en la sociedad moderna americana.2 La socióloga Sharon Haysdel opina que la “ideología de la maternidad intensiva” impone obligaciones poco realistas y perpetúa una vida de “doble turno” para las mujeres trabajadoras.3

Otra crítica es que no existe una argumentación concluyente o convincente de la investigación, aparte de los testimonios de los padres que en ella participan, que demuestre que la intensa labor de la crianza con apego es de algún modo superior al modo de

En España los máximos representantes y pioneros en la crianza con apego son el Doctor Carlos González con su libro “Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor”, la psicóloga Rosa Jové con su libro “Dormir sin lágrimas” y varias publicaciones más sobre la importancia de la lactancia materna, tanto para el desarrollo físico como emocional del bebé. Ha colaborado en la difusión del apego en las relaciones madre/niño. Dando una alternativa a la corriente mayoritaria.

La Asociación Española de Pediatría anima a los padres a realizar una lactancia prolongada, tal como aconseja la OMS.

También la Asociación Española de Pediatría ofrece a través de su página diversa información sobre el colecho, clasificándolo como una práctica beneficiosa tanto para la lactancia como para crear un “vínculo seguro” con el bebé, siempre y cuando se realice en forma segura. Acompañado al concepto de crianza con apego existen diversos movimientos relacionados en el embarazo y parto. Como la Asociación el Parto es Nuestro, formada por numerosos profesionales de la medicina. Donde se busca informar a las futuras madres de técnicas de parto más eficientes y más beneficiosas para madre y bebé. A la vez que dan apoyo a madres que han sufrido partos traumáticos a raíz de los protocolos hospitalarios. Los últimos informes de la OMS alertan del creciente y gran número de cesáreas producidas en España de forma rutinaria e innecesarias.

La crianza con apego no está exenta de críticas. Siendo, quizás, uno de los detractores más conocidos el Doctor Eduardo Estivill autor de “Duérmete niño”, basado en el método del Doctor Ferber.

Socialmente, por tradición, se suele asociar la crianza con apego con niños más dependientes, con trastornos de sueño, trastornos alimenticios o de autoestima. De todos modos no existe ningún dato fiable que confirme esto.

Son precisos más estudios y más veraces, que indiquen si realmente la crianza con apego supone un problema futuro para los niños. A pesar de haber algunos estudios que intentan desacreditar este método de crianza, no son concluyentes y están faltos de rigor. En el mismo sentido, los estudios que avalan los beneficios no son completos y en muchos casos se sustentan en la subjetividad de los padres.

Tras unas pinceladas sobre lo que es la crianza con apego solo me queda contarles mi propia experiencia.

Yo llegue al conocimiento de esta corriente a través del pediatra Carlos González. Antes de tener a mi hijo regale su libro “bésame mucho” a unos amigos que iban a ser padres. Elegí este libro de forma fortuita, sin tener ni idea, pues en aquellos momentos ni me planteaba ser madre, pero en la librería y tras leer la sinopsis de cada libro no tuve ninguna duda que ese era el libro adecuado. Reconozco que mis amigos no le hicieron mucho caso, pero cuando me quede embarazada recordé aquel regalo y les pedí que me lo prestaran. Y comenzó un viaje maravilloso, que a día de hoy continúa.

Me perdí en toda la bibliografía de Carlos González, sintiendo que todo lo que decía “era de sentido común” y que a mí, como a mi pareja no se nos ocurría otra forma de hacer las cosas. Pero la verdad es que me daba mucha seguridad saber que alguien pensaba lo mismo que nosotros, pues a nuestro alrededor no nos sentíamos muy acompañados. Incluso nuestras familias nos respetaban pero no compartían muchas de nuestras actuaciones.

El embarazo fue maravilloso, pero el parto fue una gran decepción, instrumentalizado y con poco respeto al propio ritmo, de hecho termino en una cesárea por urgencia y con un protocolo en el que nosotros no estábamos de acuerdo, pues nos separaron nada más nacer y quisieron introducirle a la toma de biberón a la que mi pareja se opuso y esperaron a reunirse conmigo para empezar la lactancia. No tuvimos ningún problema y esta duro cuatro años hasta que mi hijo decidió un destete natural. De esta experiencia solo puedo decir que ha sido maravilloso, el vinculo tan especial que se creó con mi hijo a compensado algunas de las crisis que he vivido debido al cansancio y a la falta de sueño.

Sin ser muy consciente del estilo de crianza que hemos ejercido y ejercemos, usamos el sentido común y simplemente nos hemos dedicado a respetar a nuestro hijo, como a cualquier ser humano, a quererle, a cuidarle, a tenerle en cuenta, a dejarle llevar su propio ritmo a todos los niveles, y a que no dude nunca que le amamos por encima de todas las cosas.

Myriam Cidoncha.

One Comment

on “La Crianza con Apego
One Comment on “La Crianza con Apego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *