“Elefantes”

 

 

 

nnh

ELEFANTES

 

Elefantes comenzó a gestarse en Barcelona en el año 1994. Por aquel entonces, Jordi estaba tocando la batería con un grupo que se disolvió a los pocos días de la llamada de Shuarma. Fue tal dicha disolución, que hasta abandonaron el local de ensayo con su equipo de sonido dentro. Solo faltaba encontrar guitarrista, bajista y un nombre.

La primera oferta fue para Hugo, antiguo compañero de grupo de Jordi. Después de un par de ensayos no aceptó. Las canciones de esa época, composiciones de Shuarma heredadas de su antiguo grupo, eran un Rock’n’Roll muy puro, y Hugo, que tenía su propia banda como cantante y prefirió por el momento seguir su camino.

Al cabo de pocas semanas Hugo y Jordi viajaron a Inglaterra para asistir al Reading Festival, donde recibieron nuevas influencias musicales que se añadieron a las que ya tenían de Rock and roll o Heavy metal. Sin tampoco dejar de lado influencias pasadas, las sonoridades Pop de la época adivinaban el horizonte hacia el cual había que dirigirse.

Shuarma y Jordi intentaban en vano completar la formación. Ensayaban solos y grababan maquetas caseras. En esos días a Shuarma se le ocurrió el nombre del grupo: “ELEFANTES” “¿Por qué?” “Pienso en por qué estamos haciendo todo esto. Pienso en la necesidad vital de hacer canciones. En otras culturas se asocia al elefante con todo lo relacionado con el alma, un animal sagrado, así que Elefantes será eso. Un grupo con alma”.

Luego vino Gelo, un bajista con el cual pudieron empezar a trabajar como trío. Pese a que la conexión estilística era nula, Gelo era muy buen bajista, y hasta se llegó a hacer una sesión de fotos y un pequeño concierto en Julio del 95. Pero Gelo se quiso ir, lo cual no supuso ningún trauma. Casi a la vez que Hugo pidió por fin entrar en la banda. Antes de que Gelo se fuera, se prestó a grabar lo que sería la primera maqueta de estudio de Elefante. Era septiembre y grabaron en un día 6 canciones: “No hay”, “Para nada”, “Las flores del mal”, “Intro”, “Duérmete” y “La muerte”.

Elefantes era ya un grupo con maqueta, y la necesidad de un bajista, muy urgente. Hugo conoció a Julio en un concierto, y directamente le propuso venir a ensayar. Sus referencias como bajista no eran muy halagüeñas, así que bajo la condición de que se le podría cambiar por otro bajista con más experiencia, empezaron a trabajar. La personalidad de Julio suplió en un principio las primeras dificultades y casi sin tener consciencia de ello, con lo que la banda quedó conformada.

El primer concierto tuvo lugar el 13 de octubre de 1995, en la sala Aspid de Barcelona. Presentaron todas sus canciones y un montón de versiones. Tanto la maqueta como los conciertos tuvieron muy buena acogida, y eso permitió al grupo seguir tocando allí todas las semanas durante 7 meses. Eran tantas las ganas de tocar en directo que no importaba el dinero, ni el lugar ni las condiciones técnicas ni físicas. Tanto fue así que en esa época se pudo a ver a Elefantes tocando en los sitios más insospechados como bares de copas, fiestas privadas, cárceles o clubs de alterne. “Conciertos acústicos o no. Media hora o dos pases de hora y media. Versiones de todo tipo, improvisaciones suicidas, tocar, tocar, tocar”.

Después de una segunda maqueta con temas como “Pretendes”, “¿Dónde estoy?”, “El Payaso”, “Ves luz” o “Tu vida”, el grupo buscaba actuar en sitios más acordes con el estilo de música que iba definiendo, encontrándose que hacía falta algo más que un par de maquetas para poder acceder a circuitos de salas más interesantes, y ante la falta de propuestas de alguna compañía discográfica, con el dinero ahorrado de las actuaciones el grupo decidió financiarse un EP.

Cece Giannotti era el líder de una banda barcelonesa llamada Traditional Tourist. A él se le propuso producir el disco. Era agosto de 1996, y el grupo alquiló los Estudios Montseny para grabar 5 canciones: “No hay”, “Debemos seguir”, “Pretendes”, “Para nada” y “Piano 1”. Gracias a las gestiones de Giannotti el disco pudo mezclarse en Boston, consiguiendo un sonido que superaba las expectativas del grupo para las 400.000 pts. que tenía de presupuesto. Poco más tarde, la discográfica La Col Records cedió su sello a cambio de 15.000 pts. para que Elefantes lanzara el EP, sin título genérico, en una edición limitada y numerada de 500 ejemplares, con una cuidada presentación con postal y libreto externo, todo ello dentro de una caja de cartón.

Dicho EP tenía un carácter eminentemente promocional. Se vendieron copias en conciertos, y en las tiendas FNAC de Madrid y Barcelona. El resto se esfumó en emisoras de radio, publicaciones y compañías discográficas. Las críticas definieron Elefantes como un grupo de Pop-Rock muy elegante y oxigenado, con buenas composiciones, textos inteligentes e imagen muy glamourosa.

La producción de Giannotti fue fundamental para un grupo con muy poca experiencia en estudio, pero con muchas ganas de explorar las posibilidades que ofrece una grabación. El paso del tiempo ofrece una visión de este disco como un buen reflejo del carácter del grupo en esa época. “Elefantes” es un primer paso hacia algo más.

 

 imagesWSDLIH53

¿ Cómo os sentisteis grabando con Antonio Vega ,lucha de gigantes?

 Poder compartir horas de estudio con un artista por el que sientes admiración y cuya obra te ha influenciado es de esas experiencias que no se olvidan. 

Antonio Vega era una persona con un talento y una sensibilidad fuera de lo común. 

Fuimos muy felices ese día y lo pudimos dejar grabado en forma de dos canciones que ahí quedan.

 ¿Porque elefantes?

Porque nos gusta y nos sentimos identificados todo lo que puede significar para cada uno de nosotros.

 No había una idea preconcebida detrás de la elección del nombre. Cualquier motivo es tan válido como otro.

 ¿podéis hacer una tormenta de ideas de lo que sentís encima de un escenario, emociones ,sentimientos, pensamientos?No es una pregunta fácil de responder.Subir a un escenario a interpretar canciones es algo que nos encanta hacer. Forma parte de nuestras vidas y lo intentamos afrontar siempre con la máxima entereza y honestidad para disfrutar, hacer disfrutar y sentirnos  orgullosos de nuestro trabajo.

Salimos al escenario concentrados e intentamos tener la energía apropiada para que todo fluya. Se trata de estar metido en cada canción, de ser consciente de ti y del resto de la banda para dejarte ir.

 Cuando todo va bien es de las mejores sensaciones que se pueden sentir, pero también hay que aprender a convivir con todo lo que pueda pasar, que se muevan los micros, que se le caiga el drumfill (monitor enorme para el batería) en la espalda a Jordi, que se vaya la corriente de medio escenario, que el técnico de monitores tenga una noche ‘creativa’ o que Raphael retrase tu concierto 40 minutos entre otras muchas cosas… Todo esto para decirte que en un escenario se sienten y se piensan las cosas más variopintas. De lo divino a lo mundano.

 ¿ pusisteis el nombre a la bando por la longevidad de los elefantes?No, pero es una de las muchas cualidades positivas que nos gustan de los elefantes.

¿qué significa o como se traduce shuarma?

 Yo no soy el más indicado para responder, pero aún a riesgo de cagarla, creo que significa ‘persona tímida’ o ‘persona con un don’.

¿qué planes de futuro tenéis?

 Ahora mismo seguimos con la gira de nuestro último disco El Rinoceronte. Vamos a estar tocando por toda España los próximos meses.

lo

 

 

2 Comments

on ““Elefantes”
2 Comments on ““Elefantes”
  1. Gelu era infinitamente superior como músico a los demás componentes del grupo, gran músico con una gran digitacion y con muchísimas tablas. Yo los conocí en el Puerto Olímpico donde tocaron por más de un año y era el mas virtuoso de los tres. Aunque allí sólo tocaban versiones. Creo que no compartian los mismos gustos musicales..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *