Jose Miguel López .

 

Buenos días José Miguel, en principio darle las gracias por atendernos. Conocemos que este verano serás homenajeado en el municipio de Pampaneira, en plena Alpujarra, con motivo del Festival Sulayr. Discopolis con más de 10.000 es un referente de la música folk y tambien lo es La Alpujarra. Entonces es un reconocimiento a lo que representa tu trabajo en radio 3 en apoyo a estas músicas.

 

El programa se ha emitido siempre en RNE Radio 3, ¿Cómo surgió la idea del programa y qué apoyos encontraste en aquel momento?

Discópolis comenzó a emitirse el lunes 5 de enero de 1987 a las cinco de la tarde, el dia de la Cabalgata de Reyes. La idea la tenía pero el nombre no.  Ya llevaba diez años en RNE, donde entré por oposición como Redactor, ya que soy Licenciado en Periodismo por la Universidad Compluense de Madrid. Mi primer y único contrato es de 1 de abril de 1977.

En aquellos diez años estuve en Redacción como un periodista mas, tratando temas generales y dentro de equipos como Perfil del Ruedo y otros, pero destacando en el campo musical. Además los primeros años simultaneé la radio con el periódico Informaciones de Madrid donde tuve bastante presencia. La radio me gustaba como oyente pero profesionalmente prefería la prensa escrita. Con el paso de las décadas se han invertido los términos.  

Discópolis surge de la evolución de otro programa previo llamado “Disiden-3” que se emitía viernes y sábados entre 21 y 24 horas. Lo pensé estando en Suecia donde un gigantón sueco,  borracho perdido, empezó a soltarme un viernes por la noche, todos los tópicos de la leyenda negra española. Era julio de 1985 y yo estaba allí como delegado de RNE en la Unión Europea de Radiodifusión en el festival anual de Folk. Le desafié y le dije: “te vas a enterar, voy a hacer el programa mas tolerante del mundo”. Le di vueltas año y medio y cuando Fernando Argenta y José Manuel Rodriguez Rodri, equipo directivo de Radio 3, me lo pidieron, les presenté la idea. Fliparon y la única condición que me puso Argenta fue que pusiera también “esa música celta que te gusta”. Y la puse. Me dieron un horario estelar y… han pasado casi 32 años.

Discópolis lo presentas como un “viaje cosmopolita y abierto al mundo musical”. Después de masde 10.000 ediciones emitidas ¿sigues encontrando proyectos musicales, discos y artistas que te sigan sorprendiendo y te motiven?

Claro. Es mi trabajo. Lo mas importante es tener criterio y saber como aprovisionarte de música. Al ser periodista utilizo las canciones como noticias. Estas nunca se acaban. No voy buscando los éxitos sino lo que es noticia desde un punto de vista estético. Canciones buenas o malas, estilos interesantes, ¿qué pasa en el congo?, etc etc Por eso también me preparé musicalmente hablando.

Acuñaste el término “ritmos étnicos”, frente a “world music”. Podrías definirlo y qué matices le diferencia de la etiqueta anglosajona.

Los anglosajones son geniales haciendo etiquetas. Fijate: pop, rock, blues, jazz, folk, salsa, soul, rap, cantautores… y cientos mas. “Ritmos étnicos” es la traducción libre de “World Beat”, la etiqueta que se pusieron los alemanes Dissidenten cuando se mezclaron con los marroquíes Lem Chaheb en 1975. La idea de “ritmos étnicos” es considerar a todas la músicas iguales sin que haya una mas igual que otra. Eso diferencia mucho el término español progresista,  del inglés, donde se llama World music a todo lo que no es anglosajón. En las tiendas especializadas de Londres se podía encontrar en el cajón de World Music: España, a Ketama y a David Bisbal con Buleria. Y en Colonia Ketama competía con Julio Iglesias. Por eso Ritmos Étnicos es mas preciso pero al ser un termino castellano el fracaso estaba asegurado en el plano internacional. Pero es mucho mas peciso.

Eres miembro fundador de la World Music Chart Europe, www. wmce.de, un panel internacional pionero y una referencia. Hablamos de este proyecto que aglutina a varios centenares de especialistas.

Sí, fue un proyecto de Radio Multi Kulti de Berlín personalizado ahora en Johannes Theurer. Es un maravilloso panel de especialistas donde elaboramos una lista de referencia mundial para orientar en esta marabunta de novedades. Al ser muchos la independencia está asegurada. Todos tenemos programas especializados en nuestras respetivas emisoras públicas.

Son tres décadas de trayectoria, “Discópolis” se emite desde enero de 1987, son miles los invitados que han pasado por el programa, de todos los continentes. El archivo del programa debe de tener verdaderas joyas, conversaciones con grandes músicos (que puede ya hayan desaparecido en todos estos años). Destaca algunas de las entrevistas más significativas y qué especial interés han tenido.

Alguna de las 3.500 entrevistas o se han perdido o no se grabaron, pero la mayoría sí están. Conservo unas 3.000. La que mas me costó fue la de Robert Fripp sentado en “mi” estudio de Prado del Rey. Pero la mas emotiva es la de Carlos Cano, cuando vino al estudio un año antes de morir. Yo tenía un amigo, Pedro Vaquero que había muerto de un aneurisma unos años antes. Pedro y Carlos tuvieron el mismo cardiólogo y siguieron los mismos protocolos, incluyendo viaje a la clínica de los EEUU. Los tres nos conocíamos, así que imagínate cómo fue la entrevista, a corazón abierto y nunca mejor dicho. Carlos empezó respondiendo, “sí padre me confieso, es la primera vez que vengo a Radio 3”. Lo demás es historia.

Pero entre tantas entrevistas hay muchas muy atractivas, como cuando Salif Keita, el albino malinés, nos narró como en su país mataban a los albinos y cómo él se pudo salvar. O cuando Khaled manifestó que se hizo cantante después de escuchar en un transistor a Joselito en las montañas argelinas cuidando cabras.

Tantas entrevistas darían para un libro.

Estás en contacto con profesionales de todo el mundo gracias a las Red Europea de Radios, el panel de críticos, festivales,… Más allá de fenómenos planetarios como Paco de Lucía, Camarón y el flamenco en general ¿qué tópicos aún persisten entre los especialistas, y entre el público?

¿Tópicos alusivos a España? Tanto el público general como mis colegas centroeuropeos han alucinado este mayo de 2018 cuando llevé a Brath a Moscú. Flipaban de que en España hubiera música celta y además tan innovadora. Desafortunadamente los tópicos se mantienen; no se puede competir contra la televisión ni el cine, pero peor para quien se los crea. Despues de tantísimos años mis colegas en la UER me han dado un margen de credibilidad muy grande y dicen que siempre les sorprendo con las propuestas de RNE, ya que siempre son buenas. (La Banda Morisca, Kepa Junkera, Aljub, Rao Trio, Ana Alcaide, Zoobazar, yo que sé). El problema es que desde el Gobierno (unos y otros) nunca se han querido romper esos tópicos. Apuestan por los mismos para tener público y están equivocados; así nunca se saldrá del circulo vicioso. A pesar de todo, todavía quedamos resistentes

¿Cómo te definirías tu trabajo, José Miguel, después de una larga trayectoria en el mundo de la radio?

41 años y medio de felicidad. Me preparé para ello y la radio (los oyentes) me han engrandecido. ¿Qué mas se puede pedir?

¿En qué momento te encuentras ahora?

En 2006 se hizo un ERE en RTVE. Me dijeron que me apuntara, no quise hacerlo. Me llamaron kamikaze. La tentación era muy grande: tres mil euros libres al mes por irte a tu casa. Los últimos diez años de mi vida profesional han sido los mas fructíferos y reconocidos. Me han dado el Premio de la Música, he celebrado por todo lo alto Discópolis 10.000, he emitido en directo desde La Habana, Moscú, Estocolmo, Colonia, Berlín… Me han hecho homenajes como este de Sulayr, en Folk Segovia, Los Conciertos de la Estufa… He escrito libros, publicado discos…dado decenas de conferencias y presentado decenas de festivales… Cuando un profesional está en el punto álgido de su experiencia y sabiduría es una barbaridad cortarle las alas con un ERE. He tenido la suerte de haber podido continuar, acerté en mi elección y solo puedo que estar satisfecho.

Desde la muerte de Cifu hace tres años me encargaron sustituirle los fines de semana con Discopolis Jazz. Desde entonces hago ocho programas semanales, aparte de todo lo demás. Tuve que renunciar a los quesitos de Radio 5 de Flamenco y ritmos Etnicos pero aun así la sobrecarga de trabajo es importante. El cuerpo me ha dado un par de avisos y los estoy teniendo en cuenta.

¿Es la radio una necesidad para ti?

Es mi trabajo, y me gusta.

¿Qué quieres transmitir a tus oyentes?

Mis conocimientos, pausada y respetuosamente. Quiero que sean felices con lo que les preparo.

¿Cuál es la semilla de Discopolis?

Tengo algún discípulo que ha sabido captar perfectamente las intenciones. El mas aventajado Paco Valiente que dirige Los Sonidos del Planeta Azul. Me gustaría que RNE le tuviera presente cuando tenga que dar el relevo.

¿Cuéntanos tu relación con Granada y qué te hace venir hasta aquí en este festival?

Mi relación con Granada es muy grande. Quiero a la ciudad y a la provincia. Estudié el curso Manuel de Falla en 1975. Composición, con el maestro Rodolfo Halffter. En Madrid había estudiado con su sobrino Cristobal Halffter pero eran cosas distintas. Rodolfo era un enorme pedagogo. Nos hacia reconocer series integrales de Webern en obras de una dificultad endiablada. Pero el enlace con Manuel de Falla y de paso con Federico García Lorca. De fábula. Recuerdo aquellas tardes calurosas en el Hostal Las Navas. Tenía de compañero a Eduardo Gattinoni y como me machacaba ensayando el Concierto de Dvorak, me iba a la Alhambra a estudiar al aire libre. Han pasado 43 años y todavía tengo presente el olor de las flores del Generalife o los sonidos del agua del patio de los Arrayanes. Y luego por la noche entrada libre a todos los conciertos del festival. Aquello era felicidad. Granada, para mi, es felicidad. Vuelvo con cualquier excusa, al taller de Rafa Moreno, a ver a Mateo (Lombarda), a Juan Trova, yo que sé. Y este año quiero volver a ver a Jose Antonio Lacarcel a quien reencontré en el Congreso de Cuenca en mayo pasado después de tantos años. Son tantos amigos y tantas visitas. Quiero a Granada.

¿Conoces la Alpujarra granadina y algo de su folklore?

¡Claro! Me he hecho las Alpujarras, tanto las granadinas como las almerienses varias veces, antes con carreteras infames y después. He veraneado en Pradollano y me he hecho el Veleta por la cara norte… Tengo grandes amigos en Granada. Antes he hablado de Pedro Vaquero. Él me descubrió los trovos alpujarreños. Grabó muchos y le ayudé en la selección para su edición.

¿Qué te gustaría llevarte de este viaje a las montañas?

Mas amigos y alguna botella de ese vino tan bueno que están haciendo en los últimos años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*