Mujeres Mediterráneas.

 

¿Cómo nace el proyecto musical Mujeres Mediterráneas?

Un día, recibimos una invitación, de manera individual, de la bailarina Carmen de Miguel para participar en el aniversario de su academia de baile. Esto sucedió el 15 de febrero de 2015.

Este encuentro fue tan bonito que ya en los camerinos se notaba ese “feeling” y esa complicidad para fusionar el arte flamenco con la rica música del mundo árabe.

En ese mundo de muchas mujeres en el arte se generó un vínculo de amistad que ha sido la base y el impulso de lo que hoy es Mujeres Mediterráneas.

Habiba Ouakhchachi, representando su mundo árabe con su voz y Pilar Alonso, desde el flamenco con su guitarra, comenzamos a compartir “ensayos/cuscús/harira y té” y a buscar el encuentro de ambos géneros musicales.

Al poco tiempo se incorporó Mixtlan Salomón, flautista flamenca que con su arte nos conquistó a todas y por ultimo llegó Ana Sola que con su fuerza flamenca y su versatilidad nos emocionó desde el primer momento.

 

Vemos que es la unión de cuatro mujeres, de distintas partes del mundo. ¿Por qué la mezcla de culturas?

Esa mezcla de culturas lo da en parte, la ciudad de Granada, donde confluye tanta gente de todas los lugares del mundo, en nuestro caso personas árabes enamoradas del flamenco, y flamencas enamoradas del mundo árabe. Aunque también lo da la propia idiosincrasia del flamenco que bebe de tantas fuentes y se mezcla de manera natural con las  mismas fuentes de las que bebe.

España y Marruecos, a tan solo14 kms de distancia y en  media hora de viaje, cambia el idioma, la forma de vestir y de comer, el paisaje, la religión, las costumbres…, pero en realidad no cambia tanto porque estamos más cerca de lo que creemos… somos la misma gente y eso lo dice nuestra historia común. América, Argentina, otro de los lugares cómplices en la formación del género flamenco, hasta compartimos el nombre de un estilo musical, aunque estéticamente sean muy diferentes, el tango (palabra africana…) está en nuestras culturas.

África, Europa, América…, al fin y al cabo, el mundo, donde nuestro encuentro fue una “causalidad”, cada una pone lo mejor de sí misma según el lugar de su origen.

Cuando nos juntamos para ensayar, la música derriba las fronteras y las melodías, ritmos y armonías, viajan de un lugar a otro impregnándose de la personalidad y cultura de cada lugar, haciéndose personal.

A la hora de componer, siendo tan diferentes ¿Cómo surgen los temas?

Los temas surgen cuando compartimos repertorios autóctonos de cada cultura y como por arte de magia, las canciones árabes se unen a un palo flamenco o el flamenco se entrelaza con un ritmo árabe, dándole a la fusión nuestra propia personalidad.

¿Qué sentís cada una de vosotras emocionalmente encima de un escenario?

Habiba: Siento libertad de “sentir”. Canto según me inspira las letras y los instrumentos. Me hago consciente del poder de la música en la humanidad y la importancia del papel de cada artista a la hora de transmitir.

Pilar: Siento la gran suerte de compartir con los demás lo que tan feliz me hace a mí. Encuentro sentido al acto de la comunicación con el lenguaje universal, la música.

Mixtlán: Gratitud de poder estar allí para expresar y transmitir, respeto hacia el trabajo musical cotidiano y la magia que sucede cuando el duende quiere jugar.

Ana: Transmisión de emociones mediante la música.

¿Tenéis la sensación de libertad?

Afortunadamente este proyecto nos aporta mucha libertad y nos conecta con la “liberación” como forma de vivir, sin sometimiento a los dictados del marketing.

Visto como público, se percibe una gran complicidad entre vosotras y un saber estar.

¿Cómo se consigue eso?

Para nosotras hay ingredientes clave: AMOR, HUMOR Y MÚSICA con SALUD Y RESPETO para compartir.

Me gustaría que dijerais cada una de vosotras que significa MUJERES MEDITERRANEAS.

Habiba: Es mi segunda familia con quien comparto la música y mucho más.

Pilar: Una celebración, una razón más para disfrutar con las buenas personas y con su música y viceversa. Un camino para saborear en cada paso.

Mixtlan: Un encuentro musical desde un compartir cómplice y un lugar de crecimiento personal y profesional.

Ana: Empatía y sororidad.

Os apetece dar un mensaje a la humanidad.

Qué el arte en general nos acompañe como terapia natural para crecer y ser mejores personas.

 

Os deseo muchísima suerte, muchísimas gracias, Maite.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*