” Diego Cruz “

Hola Diego buenos días,

¿Quién es Diego Cruz? ¿Cómo te definirías?

Hola Maite, buenos días. Pues yo diría que una persona más, muy amante de la naturaleza, participante de diversos  activismos y que hace lo que está en su mano para sumar en pro del bien común. Nací en Badajoz, crecí en Madrid y después me hice habitante del paisaje en el Valle del Tiétar. Mis raíces, además de en Extremadura, están en Andalucía y tengo la buenaventura de tener en los genes el flamenco que brota sin más. Escribo y canto desde la libertad, sin autoflejes ni prejuicios, por lo que hago una suerte de mestizaje musical con  todo aquello que me toca el alma y me nace del corazón. Por todo esto, me defino como cantautor del sur. Y mi particular estilo dentro de la canción de autor como canción propuesta. Una evolución de la canción protesta. El análisis de la realidad va implícito pero quiero dar además una visión positiva y constructiva. Una propuesta que llevo a la práctica en mi y que es mi realidad.

¿Cómo y cuando fueron tus comienzos con la música?

De una manera natural. De muy niño había experimentado de una forma vivencial la que fue mi primera escuela de música; mi familia. Numerosa. Generosa. Flamenca, extremeña y andaluza. Muy joven llegó a mis manos una guitarra y desde el primer momento empecé a escribir canciones. Tenía esa necesidad y esa forma de expresarme, y a la vez que aprendía a tocar de forma autodidacta iba creando y evolucionando en mi forma de componer.

A la hora de componer ¿qué estado emocional necesitas?

No sabría decirte… en general me suele ocurrir que me siento como… embarazado; que algo se está gestando dentro de mí… hasta que un buen día siento que es el momento y me dedico a dejarlo brotar, a ayudarlo a venir… y al final del proceso que puede durar horas o días, nacemos una canción… y yo de nuevo con ella. Emocionalmente no tengo una regla o fórmula fija. Si que es cierto que las sensaciones que se tienen cuando se está en plena composición son maravillosas. Como de estar desvelando un luminoso misterio. Y también que ciertos estados emotivos son muy creativos, por ejemplo, sentirse enamorado.

¿Qué sientes cuando estás en un directo?

Algo muy parecido lo que siento al estar componiendo. Una conexión especial conmigo mismo y con las personas que son el público. Una felicidad única. Una paz y una agitación al mismo tiempo. Una casa en el aire. Luz… y amor.

¿Qué es para ti la música?

La más divina de los creaciones humanas. La razón por la que existo. Aquello a lo que dedico cada día, por y para lo que vivo. Una herramienta de sanación, de comunicación y de evolución, personal y colectiva. Capaz de hacernos viajar en el tiempo, de atravesar todas las distancias y borrar cualquier frontera. Capaz de transmitir y afianzar ideas que hacen crecer y mejorar al ser humano. Si la magia no existe… existe algo muy parecido. La música.

¿Cómo ves el panorama actual musical?

Creo que está muy sano e interesante. Hay mucho talento que se canaliza a través de los mejores medios e instrumentos que ha habido nunca. La crisis de la industria musical ha ayudado a acercar a los artistas a su público y a que todo sea más cercano y verdadero. Y bueno, creo que se está sumando lo mejor de lo que ya teníamos y lo mejor de lo que ha ido surgiendo, enriqueciéndonos todxs mutuamente. Hay una muy buena onda general y un ambiente de colaboración muy agradable y positivo.

¿Cómo ves las redes sociales?

Son como el dinero. Ni buenas ni malas. Depende del uso que se les dé… Pueden ser una maravillosa herramienta de conexión como precisamente lo es la música. En general creo las redes que pueden aportar muchas cosas positivas siempre que su uso esté acorde con esa buena energía. No me gusta tanto el que sellos, managers o algún sector del público equipare la calidad o el talento de un artista al número de sus seguidores en FB y al de reproducciones de sus videos lo cual no siempre está relacionado, aunque sí en algunos casos. Es como lo que ha ocurrido y ocurre como las ventas de discos. No siempre están relacionadas cantidad y calidad.

Háblanos en que proyecto estás sumergido.

El pasado mes de marzo publiqué “SoMoS” mi primer disco oficial, junto a mi banda Los Niños Viejos, y bueno estamos en plena fase de darlo a conocer y llevarlo al mundo. La presentación fue en la sala Galileo de Madrid, con la presencia en el escenario de grandes músicos-amigxs, y muchxs de lxs artistas que colaboraron en el disco como Jorge Pardo, Javier Pastor, Víctor Iniesta… Fue una fiesta preciosa de una buenísima energía con un público maravilloso y entregadísimo cantando y bailando cada canción desde la primera a la última. Aprovecho para agradecerles una vez más desde aquí al público y artistas que colaboran el regalo de vida y la huella imborrable que dejaron en mi alma. Se puede escuchar el álbum en www.diegocruz.es, youtube y plataformas digitales. De cara a este otoño estoy dando forma a una idea de conciertos que relacionan mis dos grandes pasiones: Hacer mi música y el conocimiento, cuidado y contacto con la naturaleza. De momento hasta ahí puedo leer.

Te apetece dar un mensaje.

Si gracias. Una propuesta. Hoy por hoy nuestro mayor reto como Humanidad es devolver a nuestra Madre Tierra la salud y el amor que ella nos da. No somos algo externo a ella. Amor es tratar al otro que es exactamente igual a ti como tu quisieras que te tratase. Si la miramos con ese Amor del que hablo nos estaremos mirándo a nosotrxs mismos y superaremos, además de la crisis medioambiental extrema en que estamos inmersos, todas las formas de violencia que generamos con nuestra falta de Amor el otro que somos nosotrxs mismxs; el hambre y la guerra, la homofobia, el machismo estructural, el trabajo infantil, el maltrato animal, el olvido de nuestros mayores y su sabiduría indispensable… Admiro a la gente que pone su vida al servicio de lxs demás, incluidas las transparencias y seres naturales. Cuando hablo de servicio no hablo de servidumbre sino de compañerismo. Servir significa ser útil y ser útil es facilitar la existencia. Hacerla más feliz. Porque la vida es un viaje en el que somos compañeras y compañeros. Hagamos de este un viaje agradable, luminoso, colorido y musical para todxs y cada unx.

Para el Uno que somos todxs.

Un saludo muy grande Diego y mucha suerte.

Muchas gracias Maite por invitarme a sembrar átomos y escucharme. Un abrazo para ti y todxs tus lectorxs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *