” Luis Vampy Tovar “

¿QUIEN ES LUIS VAMPY TOVAR?

Cuando se trata de responder preguntas tan personales como definirte  de una manera en particular siempre se vuelve difícil; el crecimiento propio, la transformación,  los actos decadentes  o las vanaglorias  que quizá te han orillado a tener una  IMAGEN MAS puntualizada de ti se traducen en años y años acumulados de una vida “normal”

En este punto de mi vida puedo concretizar a Luis Vampy Tovar como un hacedor de prácticas  socio-culturales, con 14 años de trayectoria puedo decir que mis quehaceres culturales ya tienen más forma.

 Soy creativo desde que tengo uso de razón, las formas, los colores, los objetos como tal  han estado presentes en mi pensamiento  desde mis inicios sin tener un fin en particular, más que el de expresar lo que en mis imaginarios ocurre.

 Video arte , instalación, performance,  relatos de terror , y pintura. Incursione en todo eso intentando proyectar todo lo que pasaba por mi cabeza.

Descubrí que lo que alteraba mis sentidos era la vida misma, la sociedad, su comportamiento con la cotidianidad,  mi personalidad introspectiva  me inducia a observar tras la ventanilla del transporte público  las situaciones que ocurrían en un día normal y que muchas veces yo no comprendía.

Dentro de todas las prácticas en las que intente manifestar mis imaginarios , la pintura  en caballete y mural fue la que más me apasiono, encuentro en ella esa valvula de escape que mi cerebro necesita.

mis obras siempre se han caracterizado por plasmar situaciones específicas de una sociedad moderna, utilizando en muchas de ellas, objetos que encuentro  a la intemperie.

desde hace 5 años trabajo en un estilo que defino como “ sweet art”  problemas sociales tan trillados que se han vuelto parte de una normalidad y que muchas veces ya no incomodan , al contrario, gustan, atraen  y es justo así como yo lo proyecto. Tonalidades pasteles, fantasía Candy  y personajes híbridos.

Con la madurez de mi pensamiento creativo, los sentidos alterados y la conmoción de formar parte de una sociedad en decadencia, mis creaciones tomaron una parte social, ya que proyectar mis pensamientos  para expresar una inconformidad social  no tiene mucho sentido. Pues siempre he considerado que el arte es parte fundamental de la transformación   que muchos buscamos.

Comprendí que apreciar una obra de arte dentro de una  galería o en un espacio público  no se acercaba mucho a propiciar un cambio de consciencia, no si eres un artista emergente. 

La vía correcta es sensibilizar a través de estas prácticas, enseñando, fomentando y culturizando. Germinar la emoción para que pueda manifestarse en cualquier ramificación de las artes.

Por eso  parte de mi trabajo se hace dentro de colegios públicos, festivales independientes, y espacios de esparcimiento común, donde la sociedad forma parte desde la elaboración del boceto hasta su ejecución en la “obra mural”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *