Terapia cráneo sacral. ” Magia en el cuerpo, el sentir del lado vital “

charo jpeg

Como terapeuta holística, llevo trabajando con muchas técnicas desde hace más de 14 años, siendo la terapia cráneo-sacral el comienzo en mi carrera profesional. Con esta terapia entendí el movimiento independiente de cada una de las partes, necesario para que todo funcione bien en su conjunto. Aplicar dicha técnica en animales y personas, me ha permitido conseguir recuperaciones impensables a priori. Tratar el cuerpo desde el máximo respeto, hace que todo funcione. “En la armonía de cada una de las zonas reside la salud general”. 

La terapia Cráneo-Sacral, también llamada Sacro-Craneal, es una técnica manual, sutil, maravillosa y mágica, basada en la existencia de una pulsación rítmica,  que surge gracias a la segregación y reparto del líquido céfalo raquídeo que se mueve desde el cráneo hasta el sacro, por la médula. 

Este reparto de LCR (líquido céfalo raquídeo) genera un movimiento que emerge en  todos los elementos que componen el cuerpo y que es posible sentir cuando con el máximo respeto  nos abandonamos, con conocimiento, al sentir de este latido vital. 

Es un pulso percibido como un movimiento respiratorio, sutil, que existe en todas las estructuras del SISTEMA CRÁNEO SACRAL y que se transmite a todos los órganos y tejidos corporales sin excepción, gracias a las fascias que recubren todo lo que “ES”, dentro del cuerpo y que crean unión entre todas las partes hasta llegar a la fascia mayor que nos recubre de pies a cabeza.

El movimiento del Sistema Cráneo Sacral, es propio, no coincide con el  de la respiración ni con el del latido del corazón, convirtiéndose en un movimiento complementario e imprescindible.

Todos los conflictos emocionales no resueltos, ocasionaran desequilibrios físicos, molestias, enfermedades o lesiones y a su vez, cualquier desequilibrio físico crea una desarmonía interna que colapsa los valores necesarios para mantener la salud.

Los movimientos generados por el Sistema Cráneo – Sacral, crean en cada zona aislada un movimiento propio, orden, ritmo y amplitud determinada para asegurar un funcionamiento correcto de la zona y de todas las que se vean directa o indirectamente afectadas por ésta.  Estos movimientos corresponden a cada elemento en concreto y dejan constancia de que no sólo las partes blandas del cuerpo son capaces de ejercer movimiento, ya que las duras (huesos) también tienen el suyo propio  y que cada hueso se mueve de forma aislada, con su movimiento, ritmo y amplitud. 

Cuando existe una enfermedad o desequilibrio, ya sea físico, emocional o mental, puede haberse creado en determinadas partes vacíos o excesos energéticos, aumento o disminución de la  velocidad de movimientos, escasa o demasiada amplitud o la pérdida del ritmo. 

Toda resolución de enfermedad o conflicto se iniciará al recuperar el estado normal en cada una de las zonas, recuperando los movimientos acompasados y únicos de cada una de ellas.

Es una terapia que no por su sutiliza deja de ser efectiva, al contrario, ya que trabaja de forma muy interna, restableciendo el equilibrio y armonía necesarios para mantenerse sanos y para que cada una de las partes estén en perfecto funcionamiento, como el engranaje de las piezas que componen un reloj. 

Al aplicar la terapia Cráneo-Sacral, se trabajan todos los meridianos energéticos del cuerpo, se llenan los vacíos energéticos, se libera la información bloqueada, se reparte y libera la energía en zonas sobrecargadas, se recuperará la movilidad con la amplitud necesaria, velocidad y ritmo, que requiere la salud, la armonía, el bienestar de la zona y por tanto de todo el cuerpo. 

Trabajando la zona afectada estaremos equilibrando los valores en el resto.

Es una terapia que permite solucionar situaciones en las que no se haya localizado la causa física que la genera, solución de estados llamados crónicos (pues trabaja sobre todos los tejidos y partes que en su día se quedaron colapsados), enfermedades, lesiones y situaciones de todo tipo, actuales o pasadas, pues todas ellas conllevan una alteración de los valores primarios.

Muy aconsejable como prevención, para evitar que la enfermedad sobrevenga .

Es un técnica amorosa, agradable y muy eficaz, que repara las partes dañadas sin actuar de forma invasiva.

Puede aplicarse a cualquier ser vivo, obteniendo siempre con ella, respuestas favorables para la salud. 
El sistema cráneo-sacral hace que llegue a todas las partes del cuerpo el oxígeno, recuerda… “donde no llega bien el oxígeno, aparece la enfermedad”

“EL EQUILIBRIO MENTAL, EMOCIONAL Y FÍSICO SERÁ TU SALUD”

Charo Sánchez-Bermejo Sacristán

Terapeuta holística

Terapia cráneo-sacral, psicoterapeuta emocional, quiromasajista, maestra de Reiki federada (4277), maestra técnica Orión, reflexología podal, terapia regresiva, registros akáshicos, flores de bach, medicina china, masaje metamórfico, kinesiología. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *