” Adrian Costa & The Criers “

 

adrian_costa

¿Cómo nace The Criers?

The Criers es un proyecto que nace en California después de recopilar muchos temas que tenía en el cajón y que los contemplaba fuera del repertorio de una Blues Band. El Pop británico y el R&B blanco siempre estuvieron muy presentes en mi espacio creativo. Nace como fruto de una necesidad artística. Grupos como The Kinks o T-Rex (Marc Bolan) han estado en nuestro tocadiscos desde que me enganché a la música siendo un niño. Es verdad que mi vida cambió el día que escuché por primera vez a Little Richard y me convertí en un yonqui de la música negra, pero al igual que me ocurrió a mi al principio de la década de los 90, les ocurrió a todas esas bandas que admiro en la década de los 60 como Small Faces, Spencer Davis Group, Georgie Fame y tantas otras de las cuales me siento muy cerca porque nos unen las mismas raíces y por lo tanto la misma filosofía.

¿Por qué os decantáis por el blues, rock, soul?

Rock & Soul es la línea de The Criers. Intentamos actualizarnos desde nuestra base sesentera, es por eso que definimos nuestro sonido como Modern Vintage. Sin embargo, este proyecto no contempla el Blues como parte de su repertorio. Nuestro disco “Sexercise” puede tener algún deje o color que recuerde la sensibilidad bluesera y vemos esto con naturalidad porque el Blues nos ha enseñado el camino hacia nuestra profesión artística, pero The Criers no es Blues y no lo será nunca. Somos una banda que intenta recrear la discoteca de siempre con canciones pegadizas.

¿Qué es lo que pretendéis transmitir cuando estáis encima de un escenario?

El público mimetiza lo que esté ocurriendo encima del escenario, si el músico se pone rojo, entonces la gran mayoría del público se pone rojo también. Si el artista hace el payaso, la gran mayoría del público también lo hace. Esto es justo lo que intentamos con The Criers. Buscamos que la gente se despoje de los sentimientos vergonzosos al igual que lo hacemos nosotros y disfrutemos todos juntos de un show divertido con música de calidad.

¿Qué mensaje darías a la gente que está comenzando en el mundo de la música?

Muchas veces me dicen que tengo mucha suerte por dedicarme a lo que me gusta y yo contesto en tono jocoso que es verdad, que te tiene que gustar. El mundo de la música supone un grandísimo esfuerzo y creo que solo siendo un verdadero melómano es posible mantenerse a lo largo de los años. Me siento un privilegiado por poder dedicarme a lo que más me apasiona pero primero es la pasión y después la profesión. Seguiría siendo mi pasión aunque no me dedicase profesionalmente. Mi primer concierto lo di con trece años y desde ese mismo instante ya no hubo marcha atrás. El escenario te da algo que engancha, es un lugar diferente al resto y eso se debe a que tanto el público como los músicos lo vemos de esta manera, es diferente porque lo creemos así y de esa magia nace todo el espectáculo. Esos momentos no tienen precio.

¿Veis calidad musical?

Supongo que te refieres a España. Vemos mucha calidad y lo bueno es que ya no solo se produce en las grandes ciudades. España se ha internacionalizado y nos alegramos porque eso nos hace mejores a todos.

the-criers-2016-01-05-portada_1c-1115x550

Vuestro último disco Sexercise, ¿Qué nos encontraremos en él?

Es un disco con muchos cambios, camaleónico sin dejar de ser camaleón. Nuestro concepto musical es ecléctico, no buscamos codificar una fórmula única. Nos gustan los rompebarreras, no sé si existe esa palabra pero se entiende. Con “Sexercise” buscábamos cosas sin saber muy bien qué nos íbamos a encontrar. Anteponemos la libertad creativa porque la música es infinita, es oro sonoro.

“Sexercise” se grabó en San Jose California (Kid Andersen,Greaseland Records) y se mezcló en Gijón, Asturias (Jorge Esplosion, Circo Perrotti) y guarda mucho de la esencia de estos dos estudios. Sonido fresco con todos los cacharros posibles de los 50´s y 60´s. Tanto Kid como Jorge han hecho un trabajo fantástico y ya los podemos considerar parte de la familia gritona.

¿Nos podéis hablar de ‘Amber light driver’?

Amber Light Driver es una fotografía personal de la sociedad americana, de ese ritmo frenético que te engulle. Atascos kilométricos, comida basura con pastillita para el colesterol como postre…. una gran parte de la sociedad americana ven esta realidad como cotidiana. Nosotros usamos nuestro arte para censurar este ritmo de vida ( al menos censurarlo en nuestras propias vidas) y poder bailar por encima de las tristes realidades. “El conductor de la luz ámbar” nunca tiene tiempo y nosotros le hemos dedicado algo más de tres minutos. Es el single del disco y una de las canciones que más nos definen.

Proyectos….

Ya estamos trabajando en el próximo disco. Como comenté anteriormente, The Criers es una necesidad artística y eso conlleva una inquietud creativa que no para. Con este proyecto disfrutamos por igual en el estudio que en el escenario . Estamos muy ilusionados con nuestro próximo disco que saldrá después de verano. Espero volver a hacer una entrevista con vosotros para entonces.

por supuesto que si..

http://thecriers.org/

Muchísimas gracias os deseamos lo mejor.

Maite

Gracias a vosotros, Maite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *