” TRUST´IN “

 

12834457_599758270190545_1139988330_n

Hace ya 2 años que este nuevo “término” nació, hablábamos de un proyecto muy especial y un tanto utópico en los tiempos que corren.

Presentábamos la posibilidad de viajar empleando las relaciones humanas como moneda de cambio para avanzar y descubrir la realidad de un nuevo territorio y cultura.

Bien, con mucho orgullo podemos decir que Trust’in no será nunca más un proyecto, es una realidad y en unos meses podréis verlo en forma de documental.

Una pequeña aclaración, “Trustinear” se refiere al empleo de un intercambio de favores como clave para lograr un objetivo ( en nuestro caso recorrer de norte a Sur un país) pero ¡no es un sinónimo de “viajar por la cara”! Eramos y somos conscientes de que nadie vive ni se alimenta del aire y menos en un país con tantas dificultades, aún así durante los más de 23 días viajando la hospitalidad de la gente y la realidad que vivimos fue una lección de solidaridad abrumadora.

Lo que comenzó como una inocente charla entre una médico adicta a los viajes con ganas de compartir su particular visión del mundo (Bea Pereiro) y su mejor amigo, un director de fotografía sin miedo a salir de la “zona de confort” y deseoso de recorrer mundo (Ernesto J.Baez), acabó convirtiéndose en un proyecto audiovisual difícil de realizar pero no imposible.

La idea original fue estructurándose y tomando fuerza y el equipo de aventureros profesionales del mundo audiovisual dispuesto a embarcarse en ella sin pestañear creció : Alain Funcia (director de fotografía )como foto-fija, Diego Kataryniuk (productor y co propietario de la Escuela de cine del país vasco) como co-realizador y cámara , Carlos de la Peña como técnico de sonido.

1525291_467887663377607_4052125266774666120_n

 El verdadero Trust’in ya había comenzado, éramos un equipo…y las sorpresas no cesaban de llegar.

Llegó la música, el alma del documental saldría de Estirpe, grupo de rock cordobés con más de 20 años sobre los escenarios que apoyaron nuestra “ locura” cediéndonos temas de su último disco Neurasia y acompañamiento musical para el montaje… y llegó la voz, David Garcia Palencia actor y doblador profesional sería nuestra voz en off y vínculo con el primer mundo. 

El país elegido fue Laos un lejano y pequeño olvidado del sudeste asiático que se había ganado nuestro respeto y simpatía a través de su durísima historia y su aún cruda realidad.

No sólo queríamos grabar un documental de viajes diferente mostrando que aún hay mucha “humanidad” entre desconocidos sino que también queríamos ayudar allá dónde íbamos y para ello contactamos con tres ONGs locales muy especiales : Community english international (educación), COPE (sanidad) y Jhai coffee House ( comercio justo y empleo de recursos naturales) .El 23 de Marzo había llegado, con el apoyo de nuestras familias, amigos y el calor de más de 600 seguidores en redes sociales y varios medios de comunicación que nos habían entrevistado previamente, partimos rumbo a la aventura.

11072124_467888053377568_3153728831229687440_n

Bangkok era nuestra puerta de entrada a Asia, en su caos aterrizamos y allí comenzaba una peculiar gimkana para llegar hasta la frontera Oeste de Laos.

No fue sencillo alcanzar nuestro país destino, pero tras más de 18h entre transportes de todo tipo y burocracia variada lo logramos…¡el verdadero reto comenzaba! Estábamos en Laos.

Nuestra únicos puntos fijos en la ruta por el país eran los puntos de cooperación antes nombrados,así que decidimos iniciar nuestro periplo surcando el Mekong en una speed boat ( unas largas lanchas tipo kayac pero con motor de coche o camión) hasta alcanzar el primer pueblo rumbo al norte (Pak Beng) y desde allí tratar de conseguir otro transporte para descubrir las zonas más remotas.
 

12804657_595975687235470_5220948653000559987_n

Thai , habitante de Pak Beng y profesor de inglés, se convirtió en nuestro primer “anfitrión” y guía local con el que descubrimos algunos de los secretos del norte del país. Viajando con él conocimos la hospitalidad y problemas sanitarios de los poblados más lejanos como la aldea de la tribu Khamu, templos con jóvenes monjes curiosos de aprender castellano, matriarcas que nos introdujeron en la cocina laosiana y un largo etc de experiencias no accesibles para un turista convencional.

Seguíamos avanzando por el país, ansiábamos descubrir la maravillosa labor educacional que la pequeña ONG “Community Learning International “ desarrollaba desde su sede en la biblioteca de Luang Prabang, no podíamos imaginarnos que allí encontraríamos nuestro segundo hogar. Chanta ( encargada del equipo y la biblioteca con la que habíamos contactado por mail previamente) y su staff nos acogieron como si fuéramos uno más de su equipo desde el momento cero. Anya , trabajadora australiana afincada en Laos nos explicó los entresijos del trabajo desarrollado en la biblioteca además de abrirnos las puertas de su casa y convertirse en una madre para nosotros durante varios días descubriéndonos la ciudad. Sengdao, Chanmany y demás trabajadores locales nos hicieron partícipes y colaboradores de su día a día en las clases de educación e higiene para la salud que impartían accediendo en tuk tuk (vehículos típicos del sudeste asiático) rebosantes de libros a las escuelas de difícil acceso o en el barco biblioteca que surcaba el Mekong para llegar a aldeas incomunicadas. Durante varios dias, el intercambio y aprendizaje mutuo fue excepcional : primeros auxilios, bailes laosianos, iniciación a a fotografía , todo tenía cabida.

Tras casi una semana llegó el triste momento de despedirmos pero teníamos un gran encargo que entregar en Vientiane,la capital del país, ni más ni menos que los 15 kg de material ortopédico que viajaban con nosotros desde Bilbao donados por la Ortopedia Galdakao.

Es necesario recordar que Laos es el país más bombardeado de la historia, recibió más de 270 millones de bombas durante la guerra de Vietnam y a día de hoy unos 80 millones de ellas “siembran “el suelo laosiano produciendo accidentes y muertes sobre todo en niños de las áreas rurales.

Días previos habíamos conocido el centro de visitantes UXO, organización que trabajado duramente en la retirada de munición sin detonar en todo el territorio, ahora era el momento de conocer la otra parte de la labor, la que se encargaba de las víctimas .

COPE (Cooperative Orthotic and Prosthetic Enterprise ) es una asociación que se dedica a proveer prótesis y atención médica gratuita a la población que ha sufrido y sigue sufriendo las consecuencias de los bombardeos .

De la mano de Soksai S. encargado del centro de visitantes y del los médicos rehabilitadores y ortopedas, conocimos la realidad más dura del país pero también conocimos la historia de unos habitantes que no se rinden y se enfrentan a las adversidades de una manera ejemplar.

Emocionados y agradecidos de haber podido aportar un granito de arena a tan increíble labor nuestro periplo hacia el sur continuaba .

La meseta de Bolaven y sus campos de café nos esperaban. Un tortuoso y algo arriesgado viaje en moto nos llevó hasta la pequeña localidad de Paksong dónde encontramos el Jhai Coffee House.

11081224_467886580044382_1913796173632175557_n

Dirigida por Tyson, es una cooperativa filantrópica cafetera que además de desarrollar su labor comercial con empleados laosianos ,siempre a través del comercio justo, se encarga de desarrollar proyectos comunitarios para la localidad llevando agua corriente a muchos poblados ( el 40% de la población del país no tiene acceso a agua potable) e impartiendo clases de higiene tan básicas y necesarias en un país donde la diarrea es la segunda causa de muerte infantil.

Así mismo, este acogedor café en ocasiones se convierte en “hospital de campaña” de turistas accidentados como sucedió durante nuestra estancia con una simpática pareja de mochileros a los que encontrarse con una médico en el lugar donde reposaban sus heridas tras un accidente de tráfico no les vino nada mal dada ausencia de recursos sanitarios en la zona.

Tanto nos gustó la iniciativa y el lugar que allí establecimos cuartel general y mientras nos adentrábamos en los secretos del café, aprovechamos a rodar para éste joven emprendedor un video promocional de su labor.

La recta final del viaje se acercaba, ya estábamos en el Sur, habíamos logrado el reto, cruzar el país siempre de la mano de la solidaridad y “buenos samaritanos” intercambiando favores, experiencias y conocimientos, pero queríamos ir más allá y descubrir la otra cara del país, el turismo.

11150300_467281400104900_3413185089999588785_n

Tras un agotador viaje en tuk tuk , autobús y barco desembarcamos en las siete mil islas, el delta del Mekong.

Allí un oasis de calma nos hizo coger fuerzas y comprender por qué este enorme río es fuente de vida allá por dónde pasa ( incluso para los búfalos buceadores y comedores de algas ).

 Estábamos agotados pero felices, nos quedaba una última parada en Laos antes de volver a casa, Pakse, ciudad de enlace de nuestros transportes.

Respecto a esa última jornada que vivimos en Laos, sólo decir que un fin de rodaje coincidiendo con la celebración de “Songkran” (festival del agua celebrando el año nuevo tailandés) donde nosotros nos convertimos sin pretenderlo en los protagonistas en un festejo familiar y posteriormente invitados de honor de una enorme fiesta local, rodeados de más de 200 personas con alfombra roja, photocol , escenario y espectáculos tradicionales es todo lo que cualquier utópico de las relaciones humanas puede soñar, y así fue.

                                               Misión cumplida, trustin es real.

Bea. Pereiro

https://www.facebook.com/Trusting-284765195023189/?fref=ts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *