Charo Sánchez-Bermejo Sacristán

charo sanchez

FLORES DE BACH ¿LA NUEVA MEDICINA?

Edward Bach, de nacionalidad inglesa, nació el 24 de septiembre de 1886.

Dedicó su vida a la ayuda a los demás y la investigación de nuevas soluciones para la salud. Poseía gran sensibilidad y compasión hacia todos los seres vivos, amaba y respetaba tanto a la Tierra como a los animales. Él era consciente de que estamos en la Tierra por tiempo limitado, que nuestra labor es tratar lo que nos rodea con amor y que todo es tan perfecto que la propia Naturaleza contiene en sí todos los remedios necesarios para que mantengamos y recuperemos nuestro propio equilibrio haciendo uso de los remedios que la “Madre Tierra” nos proporciona.

Sus ganas de ayudar a los demás le llevaron a estudiar medicina, pero en su experiencia observó que no todas las personas reaccionan de la misma manera ante la misma enfermedad y llegó a pensar que para investigar las verdaderas causas de las enfermedades, debería desaprender gran parte de sus estudios de medicina.

Edward Bach, estuvo durante bastantes años de su vida enfermo y logró recuperarse en numerosas ocasiones sorprendiendo gratamente a personas allegadas a él.

Inició un camino de búsqueda de nuevos remedios naturales y a este camino acompaño un estudio minucioso del comportamiento humano, analizando la personalidad y las reacciones ante determinadas situaciones de todas aquellas personas cercanas a él. Consiguió elaborar un diagnóstico útil que por su sencillez podía ser usado por cualquiera, basado en la personalidad del propio paciente. Al mismo tiempo llegó al convencimiento de que para conseguir la sanación, el paciente, debía llegar a un punto de compromiso y responsabilidad.

Una mañana, observaba el rocío de las plantas, mientras paseaba por el campo. Pensó que el agua de rocío que quedaba en el interior de la flor recibiría y conservaría las propiedades de la propia flor y que dichas propiedades podrían potenciarse al ser energizadas con los rayos solares, ya que éstos potenciarían sus propios efectos. El rocío no expuesto al sol estaba carente de fuerza y por ello, determinó que los rayos solares eran un factor necesario para la obtención de la energía vital curativa de alta vibración de la planta.

Tan sólo una persona que observara desde el amor el comportamiento de la naturaleza era quien podía encontrar remedios naturales en estos cuatro elementos para prevenir y sanar a niveles emocionales. AIRE limpio del campo, FUEGO de los rayos solares, TIERRA de la plantas curativas, y AGUA del rocío. Un descubrimiento de suma importancia ya que las EMOCIONES, en muchos casos, de no ser equilibradas, se acaban convirtiendo en enfermedades. Según E. Bach la eficacia de aquellos remedios residía en la sencillez y la pureza, balance necesario para conseguir su alta eficacia.

Charo Sánchez Bermejo-Sacristán

Terapeuta desde hace más de 12 años. He tenido mi propio centro durante más de cinco años. Actualmente trabajo con movilidad geográfica. Terapias con personas y animales (hasta el momento con perros, gatos, pájaros y caballos)

Maestra de Reiki.Terapia cráneo sacral. Reflexología podal. Medicina china.Terapias regresivas.

Lectura de Registros Akáshicos.

Cursos de Reiki todos los niveles.

Cursos de medicina china, terapia cráneo-sacral, emociones, apegos, chakras.

Ponencia de Reiki en la 6ª jornada del “poder sanador de los cuidados” del hospital de Talavera de la Reina, dirigida a personal de medicina.


eljardindetaraverde@hotmail.com

2 Comments

on “Charo Sánchez-Bermejo Sacristán
2 Comments on “Charo Sánchez-Bermejo Sacristán
  1. La mejor profesional que conozco hasta el momento, en este tipo de terapias y llevo ya unos cuantos años. Muy recomendable acudir a sus talleres, todo un lujo!

  2. Cris, tienes toda la razón, una gran profesional yo también la conozco y es una gran persona, a la par que una grandisima profesional terapeuta con infinidad de conocimientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *