Begoña Olavide & Mudéjar.

 

untitled

Olavide consiguió el título de flauta en el Conservatorio de Música de Madrid. Posteriormente realizó cursos de especialización en Holanda, Yugoslavia y Marruecos, en canto, canon y teoría de la música andalusímagrebí. Ha colaborado con orquestas nacionales e internacionales, consiguiendo prestigio y reconocimiento.

Begoña Olavide está entre los pioneros en recobrar la música del salterio. Destaca también su trabajo con el luthier Carlos Paniagua en la recuperación de modelos antiguos de la familia del salterio.

Ha puesto música a numerosas obras de teatro, cine y documentales televisivos. Como solista ha colaborado con orquestas nacionales e internacionales y con varias agrupaciones musicales especializadas en música antigua, contemporánea, de fusión y étnica.

Fue fundadora del grupo Cálamus, pionero en despertar el interés por la cultura musical andalusí en España. Ha realizado giras de conciertos por toda Europa, así como por distintos países árabes, Israel, Estados Unidos, Canadá, Sudamérica, Japón, etcétera.

Fue artista invitada en el montaje del espectáculo Nostra Donna del grupo italiano de música antigua Micrologus, y del Centre de Musique Medieval de Paris/ Ensemble Alla Francesca. Es miembro de Hesperion XXI, grupo dirigido por Jordi Savall. En el ámbito de la música andalusí trabaja con el músico e investigador marroquí Omar Metioui y su orquesta. En 1994, crea y dirige el grupo Mudéjar especializado en música antigua española (siglos XIII al XVII) de las culturas árabe, cristiana y judía.

Begoña%20Olavide%20-%20Mudejar%20Portada%20CD

Entrevista: Maite Fernández

¿Por qué la música antigua? ¿De dónde te viene la influencia para elaborar dicha música?

La música está conmigo desde que vine al mundo, mi familia siempre ha estado vinculada a ella; cuando nos reuníamos, se cantaba, se tocaban instrumentos, se bailaba…, de ahí hemos salido unos cuantos artistas. No recuerdo cuándo aprendí a leer solfeo, creo que a la vez que el abecedario… Hice la carrera de flauta en el Conservatorio de Madrid y también cursos de música renacentista y barroca en Holanda, España y Yugoslavia. Cuando conocí al luthier Carlos Paniagua, empecé a interesarme por los salterios, pues él investigaba sobre ellos y los construía, hacía unos instrumentos magníficos. Era un trabajo tan apasionante, que poco a poco me atrapó. Tuve que elegir: seguir como concertista de flauta o dedicarme al salterio y al canto de lleno, y esto último es lo que hice. ¿Cómo se podría tocar el salterio?, No conocía músicos que se hubieran dedicado de pleno a ello. Me puse a desarrollar una técnica para hacerlo sonar. Para poder entender este instrumento tenía que retroceder en el tiempo, eso me llevó a la música medieval y por consiguiente a la música andalusí. He estado viviendo siete años en Marruecos para estudiar y sentir lo que todavía queda vivo de la tradición musical de Al Ándalus.

¿Compones tus propios temas?

Si, compongo muchas de las canciones que interpreto. Por otro lado para interpretar gran parte de la música medieval y tradicional, la improvisación, la adaptación de las melodías y de las canciones es imprescindible, porque te basas sólo sobre una línea melódica, y esta la debes desarrollar. Es un tema complejo de explicar, pero para que me entiendan los lectores, diría que tienes que saber improvisar, como por ejemplo en el jazz, eso lo he hecho y lo sigo haciendo.

¿Por qué introduces la poesía? ¿Qué significa para ti?

La poesía es fundamental en sí misma y primordial para cantar. A lo largo de mi vida he dedicado mucho tiempo a la poesía árabe y al romancero español. Cuando estaba viviendo en Tánger empecé a seleccionar poemas de poetas españoles de distintos siglos, a los que finalmente a algunos de ellos les he puesto música. El poema te va marcando y de algún modo emerge la música que lleva dentro.

¿Qué quieres transmitir con la música?

La esencia.

¿Qué sientes encima de un escenario? Emociones, sensaciones, pensamientos.

Cada escenario es un mundo, en cada actuación la música nace de nuevo aunque hayas tocado mil veces ese repertorio. Una vez comenzado el concierto y partiendo de una base que ya está trabajada, va saliendo nuestro ser, con su risa, llanto, nostalgia y alegría, su dulzura y su dureza. Es importantísimo sentir complicidad con los músicos que compartes la escena.

A ti que estas muy vinculada con lo antiguo, ¿Cómo ves tanta tecnología?

Como todo en esta vida, tiene su parte buena y mala. Nos facilita muchísimo el trabajo, la comunicación, las grabaciones, etc…es otra forma de vivir. También nos hace perder el pulso del tiempo, de la espera, de la distancia… Lo tenemos todo en un instante. Viajamos de un extremo a otro del mundo en horas, hay satélites en el espacio exterior que controlan, nuestras vidas. Una vida tecnológica de la que ya formamos parte, aunque todavía queden algunas tribus sueltas, escondidas en la naturaleza.. Ha sido un cambio tan rápido, que creo que puede llegar a confundir a todas las especies de la tierra, empezando por nosotros. Bueno, malo…bueno…

¿Crees que está habiendo un cambio de consciencia?

Puede ser.

Te apetece dar un mensaje a la humanidad.

A la humanidad en general siento que es un poco inútil dar un mensaje, pero a las personas que estén leyendo esta entrevista sí. Les pediría que intenten ser selectivos a la hora de escuchar música, y elijan el momento para hacerlo. Que busquen y pongan atención en la buena música de los diversos géneros, pues hay y mucha. Sé que esto es difícil, porque hay una contaminación acústica impresionante, pero podemos ser conscientes de ello. Tenemos el planeta lleno de basura sonora, música muy mala en general, a todas horas, en todos los espacios, en las tiendas, en los bares, en la televisión, en las radios, en los coches, en la calle, en la playa, uffff qué mareo y qué desgracia!

Háblanos de tu último disco.

“De un tiempo a esta parte” es un disco que he grabado junto a Javier Bergia, cantautor de primera, y un grandísimo músico y amigo. El periodo de grabación fue un trabajo intenso y muy creativo. Hemos puesto música a poetas desde la edad media a la actualidad. Cantando los dos y mezclando instrumentos antiguos, étnicos y modernos. La lista de músicos invitados es de lujo: Javier Paxariño, Pedro Estevan, Kepa Junkera, Ramiro Amusategui, Josete Ordoñez, Milena fuentes, Bernardo Suvirón y Luis Delgado. La foto de portada es del gran José Pernil, que nos dejó hace unos meses, fue su última foto. En la masterización Marcos Paniagua, las acuarelas que ilustran el cd Candela Paniagua. Grabado en “Tagomago”, el estudio de Bergia en la sierra de Madrid, que también es otro lujo. Estamos muy ilusionados con este proyecto, presentándolo en distintos escenarios. Y ahora grabando una segunda parte que va bastante avanzada. ¡Ya os contaremos!

https://www.facebook.com/pages/Mud%C3%A9jar-Bego%C3%B1a-Olavide/336667493027905

 

Muchísimas gracias Begoña te deseamos lo mejor.

Gracias a vosotros, también os deseo lo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *