Hermanas del Hambre

Hermanas del Hambre

HERMANAS DEL HAMBRE: búsqueda y poesía bajo paraguas hambrientos

Hermana, anoche tuve sueños de junco y arcilla.

Creí que en la hora de los perros volverías a buscarme.

Caminábamos en la noche pálida,

gestando la niebla con el calor de nuestro aliento

y parimos muñecos de nube, rotos por dentro.

Por fuera, cubiertos del color del luto.

Asomada a la madriguera de la comadreja cantabas

con el murmullo de las hojas secas.

Ahí estabas hermana, tocando las puertas del otoño, prestándome

un manto de castañas.

Yo bailaba un vals sin música

hundiéndome en la tierra amarilla con espirales de raíces.

Y éramos junco y arcilla, ribera y monte, todo lo que ahora queda de

la infancia.

¡Venid, criaturas del bosque!, tenemos los labios hechos de azúcar

y pan tierno.

Hemos estado esperando

demasiado tiempo

vuestro mordisco.

Hermanas del Hambre Poesia

Hermanas del Hambre es un experimento poético desarrollado por Charo de la Varga y Elisa Berna, poetas zaragozanas, con el objeto de poner en común dos formas distintas de entender y escribir poesía.

Se trata de poemas escritos conjuntamente a cuatro manos, sin temática previa impuesta, donde ambas sensibilidades fluyen sin ningún tipo de restricción. Poemas que descansan sobre arenas movedizas que surgen de la espontaneidad y cuyo recorrido incierto desemboca en lo inesperado.

De este experimento que inicialmente no fue más que un juego o ejercicio poético a través de las redes sociales, surgió posteriormente la posibilidad de darle consistencia y trasladarlo al directo introduciendo componentes escénicos y elementos de diferentes manifestaciones artísticas, creando así un paisaje íntimo y propio, un auténtico “universo hambriento” en transformación continua y siempre en búsqueda de la armonía, un punto de encuentro entre dos voces en ocasiones disonantes y en otras extremadamente gemelas, a través del cual las Hermanas del Hambre despliegan sus paraguas oxidados, enfrentándose a sus miedos, recuerdos, carencias o incluso a ellas mismas.

Cesa la lluvia y sucede un silencio extraño,

una parálisis sumergida en el tiempo.

Es un trance breve de tormenta o mal sueño.

Pompa de jabón estallando en la frente.

Las calles se llenan de cocodrilos

que asoman por los sumideros de la noche

con sus cuerpos blandos,

mordidas de leche con bocas sin dientes.

Nosotras los observamos, a solas,

desde la distancia de los tejados húmedos

y el rugido del hambre reúne en cada estómago

todas las soledades.

Entonces, cerramos los ojos y ya estamos a horcajadas sobre sus lomos ásperos.

Ayúdame a mudar de piel.

Da de comer al reptil que rasga el vientre de la nube

antes de que llegue la estación seca con la voz que repite una vez y otra y otra y otra: “Se acabaron las preguntas”.

One Comment

on “Hermanas del Hambre
One Comment on “Hermanas del Hambre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *