“Sembrando Juntos” Terapia asistida con animales.

 

11855746_1661193324127934_2023116606520070206_n

¿Qué es la Terapia Asistida con animales? Antes de comenzar este artículo me gustaría conceptualizar éste término. La Terapia Asistida con animales (TAA) es una modalidad de tratamiento terapéutico en la que un animal, que cumple determinados criterios, forma parte integral del proceso. Éste tipo de terapia está dirigida por un profesional de la salud que marca los objetivos específicos del tratamiento. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, cognitivo, social y emocional de los seres humanos. Se puede realizar en una amplia gama de contextos y puede llevarse a cabo de forma individual o grupal. El proceso debe ser documentado y evaluado por el profesional (Tucker, 2004).

Sembrando Juntos es un proyecto que nace de mi pasión por la Psicología y de mi profundo amor hacia los animales. Siendo consciente de la gran aportación que suponen éstos para las personas y determinados colectivos, además de la ayuda mutua que se genera en ese binomio humano-animal, no podía dedicar mi vida a otra cosa que no sea demostrar los enormes beneficios de dicha interacción y ayudar así a mejorar la calidad de vida de muchas personas. Nuestra misión siempre será conseguir el bienestar de la persona a través de la ayuda del animal y con la compañía de un profesional con todas las competencias necesarias para realizar cada proyecto. Espero que demos a conocer la calidad de esta terapia ya que, juntos, vamos a Sembrar un nuevo camino donde persona y animal irán de la mano para obtener esos frutos que todos merecemos. “A veces la mejor medicina no viene en forma de cápsulas, si no a cuatro patas”Una vez presentado nuestro proyecto, os quiero hablar de un colectivo en concreto, quizás el más conocido en España en Terapia Asistida con Animales. Y es el de la tercera edad.

“QUIÉN CONSERVA LA FACULTAD DE VER LA BELLEZA NO ENVEJECE” Franz Kafka

Entre 2000 y 2050, la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11% al 22%. En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2000 millones en el transcurso de medio siglo. Por ejemplo, la cantidad de personas de 80 años o más aumentará casi cuatro veces hasta alcanzar los 395 millones (OMS).

Estos datos son claramente un motivo vital para trabajar en este colectivo y dedicar todos nuestros esfuerzos en mejorar la calidad de vida, ya que, la mayoría de nosotros vamos a llegar a esa etapa. Por lo que, todos los avances, tanto a nivel médico como psicológico, resultan

cruciales. La mayoría de estas personas pueden ser además un recurso muy valioso para la sociedad y lamentablemente no es así.

En una encuesta realizada en los EEUU, se observó que las personas mayores de 65 años que poseían un perro sufrían depresión con menor frecuencia que los que no lo tenían. Se concluyó que el perro podría actuar como soporte de las emociones, convirtiéndose así en un ser en quién se puede confíar y a quién se le habla, dándole así al anciano un apoyo ante el aislamiento y la soledad. Los beneficios del contacto con animales son múltiples, varios autores documentan los beneficios de las mascotas en la salud psicológica, “la tenencia de un perro mejora la salud y las personas mayores que están en contacto con perros van menos al médico” (Siegel, 1990)

Los principales beneficios de los animales en este colectivo los podemos resumir en el siguiente cuadro:

11898749_1662719037308696_5543104299217956640_n

El hecho de estar en compañía del animal reduce el estrés y el malestar y las hormonas implicadas en estos mecanismos, sobre todo el cortisol, implicado en el sistema inmunitario. Por lo que, gozan de un sistema inmunitario más eficiente y son más resistentes a las enfermedades. Por otra parte, las simples caricias y disfrute del animal, aumentan la secreción de otras hormonas, como son la oxitocina y, en menor medida, las betaendorfinas y dopamina. El aumento de éstas en el cebrebro, otorga una sensación de placer y tranquilidad y, especialmente la oxitocina, estimula la agregación social y familiar, facilitando la construcción de lazos familiares y reduciendo la violencia. Genera además un ritmo cardíaco normal, lo que conlleva una regulación de la tensión arterial, que, lleva a la persona a un estado de paz y tranquilidad.

El sentimiento de utilidad que aporta es además de gran relevancia, ya que debe estar pendiente de sacar al perro, darle de comer…es decir, se convierte en un cuidador en vez de cuidado. El hecho de sacarlo a pasear aumenta el ejercicio y movimiento físico que repercute en un mejor estado de salud. El animal además, siempre ejerce un efecto socializador, por lo que mantiene a la persona en contacto con los demás.

En una investigación publicada en psiquiatría.com, se realizó la Evaluación de una terapia Asistida por Animales en un colectivo de ancianos institucionalizados a través del discurso de los usuarios (Laura Anzizu i Furest, Lluís Botella García del Cidy Joan Carles Ferrer Varela). Los datos obtenidos fueron realmente esclarecedores y sorprendentes del gran éxito que supone ésta terapia. Las ideas generales que se concluyeron del estudio fueron:

  • Las ideas positivas superan notablemente en número a las ideas negativas en el discurso de los
  • Los animales de compañía proporcionan beneficios significativos en la vida de los ancianos y no causan el menor daño.
  • Constituyen un vehículo de expresión de afecto facilitador para los
  • La estimulación táctil y las emociones pueden influir sobre las endorfinas, hormonas naturales del cuerpo y, atenúan el dolor y aumentan la sensación de bienestar.
  • Aumentan la visita de los familiares. En este dato me gustaría aportar algo de mi experiencia profesional, y es que, estando interactuando con una paciente en una residencia con el perro, hablaba constantemente y contaba historias de los perros que había tenido. Su hija que estaba al lado, no salía de su asombro, cuando en un momento nos dijo: “Es la primera vez en meses, que la escucho hablar tanto”. Me conmovió bastante y le dio sentido a todo lo que
  • Lo que en un principio se planteó como un elemento terapéutico para los residentes se ha convertido también en un factor de dinamización y motivación para los trabajadores, aumentando su unión, creatividad, buen humor y menor ansiedad. (Éste dato me ha parecido fantástico, porque nos permite ver además el gran número de beneficiarios secundarios que se dan en estas terapias).
  • 11892253_1661185047462095_4367946799064693135_n

También en un estudio paralelo, realizado a 36 pacientes hospitalizados y dueños de animales de compañía, el 100% decía hablar con ellos asiduamente y el 89% aseguraba creer que sus mascotas son extraordinariamente sensibles a los humores de sus dueños. “A menudo, las personas hablan a sus animales y a veces se confiesan con ellos de una manera regular. Muchas veces esto puede ser de una gran ayuda. Es como si el animal actuara como consejero” (Sheldrake, 2001, p. 124). Lo más importante, de hecho, es que la persona se sienta subjetivamente comprendida y aliviada, independientemente del nivel de comprensión empática real que le pueda proporcionar su interlocutor. “Las personas pueden experimentar beneficios emocionales con sólo limitarse a decir -¡Qué dura es la vida! ¿Verdad, Ben?-, sin que Ben tenga necesariamente que responder. En realidad, es posible que Ben no tenga la menor idea de los problemas emocionales de su dueño, pero eso no tiene importancia; el dueño siente que Ben le comprende y eso es lo que cuenta“. (Fogle, 1999).

En todos mis artículos, me gusta dar evidencias científicas sobre esta terapia ya que, lo veo totalmente necesario para otorgarle la seriedad y el éxito que conlleva. Pero también es verdad que, me gusta siempre aportar un toque personal a cada tema que toco y, éste es el momento. Como comenté en mi blog Sembrando Juntos, para escribir este artículo realmente no me hacía falta tanta investigación ni tantos datos ya que, la mayor prueba de ellos la he tenido a mi lado toda mi vida, por lo que podría haber escrito estas páginas solamente con mi experiencia.

 abuela

Se trata de mi Abuela, quizás la responsable de todo esto, la que ha hecho que cada miembro de mi familia tengamos ese respeto, amor y empatía hacía los animales. Sinceramente, no la recuerdo jamás sin un perro o un gato al lado, después de perder a sus perritas; se dedicaba en cuerpo y alma al cuidado de sus dos gatas que, por supuesto, había rescatado de la calle. Casi todos los días además tenía algo que hacer al respecto, llevarla al veterinario, comprarle tal pienso porque le venía mejor, cuidar de los ojitos de una de ellas y cuando no, ocuparse de preguntarnos a todos cómo estaban los nuestros, si les estábamos dando de comer, agua…;-)

No quitando por supuesto su lugar a la biología de cada persona, pero, quizás éste fue uno de los motivos por lo que siempre ha disfrutado de una buena salud, rara vez iba al médico, hacía su vida con total independencia y hasta los últimos días, se encargaba de toda la organización de su casa, sus gatas, sus papeles y…los míos también por ejemplo! Dedicó toda su vida a su profesión, la enfermería, a cuidar de cada uno de nosotros y disfrutar de la compañía de sus animales.

Sinceramente, una vez que he tenido el conocimiento y he visto la realidad de los beneficios de la terapia con animales, cada día estoy más segura que eso fue uno de los principales pilares de la vida de mi abuela, de su buena salud, de su actividad, de su fortaleza, de sus salidas, de su energía…

Quiero terminar éste artículo, con la misma frase que lo hice en el blog con la cual, sin duda, estoy segura que ella estaría de acuerdo:

“Si los perros no van al cielo, cuando muera quiero ir donde ellos van” (Will Rogers)

Rocío Antón Pumarejo.

Sembrando Juntos. Terapia Asistida con Animales sembrandojuntos.taa@gmail.com

https://www.facebook.com/pages/Sembrando-Juntos/1658374751076458

https://wordpress.com/stats/day/sembrandojuntostaa.wordpress.com

 11811453_1658397574407509_9070620174061168652_n 

A veces, me preguntan: ¿Por qué inviertes todo ese tiempo y dinero hablando de la amabilidad para con los animales cuando existe tanta crueldad hacia el hombre

A lo que yo respondo: “Estoy trabajando en las raíces”

George. T. Angell

 

 

One Comment

on ““Sembrando Juntos” Terapia asistida con animales.
One Comment on ““Sembrando Juntos” Terapia asistida con animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *