Escuela Española & Argentina de yoga y ayurveda.

logo2

Etimológicamente, el vocablo YOGA deriva de la raíz verbal YUJ que significa “Unión”, “Atar junto”, “Integración”, “Conjuntar”, “Unión dinámica de dos cosas”. En un sentido más amplio se lo define como “Método o sendero para llegar al Samadhi, a Dios, a Aquello, para unirnos con el Uno, el Todo, la Verdad, o Verdad Trascendente”. También significa “hacer consciente lo inconsciente”.

Lo que denominamos YOGA es un gran conjunto de preceptos, técnicas y métodos de carácter psicofísico espiritual, cuyo origen se remonta a 5000 años atrás en India. De acuerdo con algunos textos védicos la existencia del Yoga sería superior a los 100 mil años. Y si bien está comprobado que en diferentes culturas se han desarrollado sistemas similares, estos poseen otros nombres, aunque persigan la misma finalidad.

Constituye, en términos occidentales, una forma de vida, de perfeccionamiento y evolución, que empieza con el perfeccionamiento del cuerpo y termina en el desarrollo espiritual, lo cual permite alcanzar su objetivo último: la unión del ser humano con Dios.

El Yoga Terapéutico, en general, y el Sistema “Ayurvedic Yoga” en particular, es una profesión que con su accionar definido contribuye al mejoramiento de la salud de la población.

El Profesor Superior de Ayurvedic Yoga Terapéutico se ocupa de la prevención y el tratamiento complementario (del indicado por la Medicina – y la Psicología cuando corresponde -) a través de los agentes del Gathasta Yoga, Chikitsa Yoga (incluye al Namaskar Yoga, Pranayama Yoga, etc.), Ayurveda, Relajación con Visualizaciones Terapéuticas, y Meditación.

Por lo tanto al unir los milenarios conocimientos del Yoga con los de la Medicina Ayurveda se constituye en un excelente colaborador del médico actuante en cada caso que le corresponde actuar.

Desde la APYTA (Asociación Pachamama Yoga y Terapias Alternativas) y la Escuela Española Argentina de Yoga y Ayurveda estamos trabajando en la difusión y formación profesional de Instructores y Profesores Superiores de Yoga en el campo de la prevención, asistencia y tratamiento complementario de las personas, mediante el Sistema “Ayurvedic Yoga” de Yoga Terapéutico.

Apoyamos nuestra labor en los mas de 15 años de existencia de la Escuela Argentina de Yoga y Ayurveda, entidad auspiciada por el Gobierno de la India a través de su Embajada en Buenos Aires, Argentina, cuyos títulos tienen reconocimiento internacional a través de WYA (World Yoga Alliance) de Rishikesh, entidad, a su vez, reconocida por el gobierno de ese país. En España el Profesorado Superior cumple en tu todo con la nueva legislación nacional que regula la actividad.

Por último debemos destacar que el método de enseñanza es la Tradición Gurukula. Es el milenario sistema a través del cual se ha transmitido el Yoga desde la antigüedad hasta nuestros días. Esta tradición nos indica que sólo los que alcanzan el grado de Maestros pueden ser responsables de la formación de nuevos Instructores, Profesores y Formadores. Este hábito se fundamenta en que sólo el Maestro ha realizado el ciclo completo de aprendizaje y tiene la visión integral de lo que quiere transmitir.

Nuestra Escuela permite ofrecer una formación en Yoga Terapéutico y Medicina Ayurevda de alto nivel y prestigio, unica en occidente.

  Este curso les permitirá obtener un enorme plus de calidad como docentes, muy notable a la hora de dar clases, con respecto a quienes realizan una capacitación basada solo en Yoga. En lugar de trabajar con todos sus alumnos por igual van a poder tener en cuenta su constitución psicofísica, sean Vata, Pitta o Kapha y a partir de ello indicar las ásanas, pranayamas, alimentación, meditación, etc. que corresponden a cada caso.

¡La diferencia a la hora de observar resultados es sencillamente enorme!

A continuación exponemos un tratamiento con el metodo de Ayurvedic Yoga Terapéutico para hernias de disco lumbar

La columna vertebral o raquis es el eje del esqueleto y amortiguador de todo el cuerpo. Protege, además, la médula espinal, órgano fundamental del sistema nervioso central. En su extremo superior se inserta la cabeza, sostenida principalmente por las dos primeras vértebras cervicales, mientras que en el inferior hacen lo propio las cinturas pélvicas, segmento superior de los miembros inferiores.

Está compuesta por las vértebras, las uniones intervertebrales y la musculatura y ligamentos que, actuando en forma directa sobre ella, la sostienen y permiten sus movimientos.

De su sección media salen las costillas que por el frente se unen al esternón, conformando una caja cónica con su vértice hacia arriba: el tórax. En este se hallan las cinturas torácicas, primer segmento de los miembros superiores.

La superficie plana del cuerpo principal de cada vértebra está recubierta por un cartílago y separada de las demás, arriba y abajo, por discos. Los discos están formados por un núcleo, compuesto por una sustancia gelatinosa, recubierto por un cartílago, lo que le permite cumplir la función de un almohadón, de un amortiguador de impactos entre las vértebras.

Básicamente un disco está compuesto por agua, en un 90% en los jóvenes a un 70% en los adultos. La práctica regular y perseverante de ejercicios adecuados previene que se seque. Es importante tener en claro que durante el día, por la acción aplastamiento del peso corporal, los discos se encogen, mientras que por la noche, durante el descanso y debido a la postura de descarga corporal, recuperan su tamaño normal. Un factor más para que descansemos las horas que requiere nuestro organismo para recuperarse tras cada jornada, y si ella fue intensa, con más razón.

Es bueno saber, entre otras cosas, que los discos no tienen suministro de sangre. De allí también la importancia de mantener posturas corporales correctas y adecuadas, que permitan mantener las vértebras descomprimidas, para que los discos puedan absorber líquido de los tejidos cercanos. Los ejercicios y ásanas dinámicas especificadas para dar movilidad a la columna vertebral potencian esto.

La adopción de incorrectas posturas corporales en el hogar, el trabajo o el estudio sumado a un estilo de vida sedentario lleva con los años a que los discos se sequen precozmente y dejen de cumplir con su función de amortiguación, dando lugar a la aparición de típicas enfermedades de la columna vertebral.

Personalmente a mediados de los ’80 sufrí dos crisis extremadamente dolorosas debido a una doble hernia de disco lumbar entre L4, L5 y el coxis.

Diagnosticada la misma, la terapéutica indica por los traumatólogos que consulté fue siempre la misma: intervención quirúrgica. Me opuse de plano porque “algo” en mi me decía que había una solución mucho más efectiva y a la mano, pero no sabía cuál era.

A mediados de 1986 visitó Trelew (en la provincia del Chubut, Patagonia Argentina), la ciudad donde hacía unos pocos años había ido a residir, la gran Mataji Indra Devi. Ella era la portadora de esa solución. Después de hablar extensamente sobre mi vida y esta dolencia, desde lo físico, esta es la exitosa Vinyásana que me enseñó y comencé a trabajar diariamente hasta mi total recuperación. Es la que aplicamos en nuestra Escuela dentro del trabajo que se indica para columna vertebral lumbar y que comparto aquí con ustedes. Por supuesto que la muestro a título informativo. Si se padece de hernia de disco lumbar se debe asistir a un Profesor de Yoga titulado, de confianza, para realizarla correctamente.

  1. De pie, ejercicios generales de movilidad articular.
  2. En piso, en cuatro apoyos, realizamos Gendrásana o Bidalásana (postura del gato) para dar movilidad a la columna en general. Luego nos quedamos unos instantes en Balásana (postura del niño) realizando un correcto estiramiento de la misma.
  3. A continuación nos acostamos y armamos esta secuencia, con la columna en descarga en el piso.
  4. Para cerrar armamos Pavana Muktásana (postura del Osito) para generar una fuerte autotracción de las vértebras lumbares, asegurándonos una correcta alineación de las mismas, seguida de Savásana para una relajación final.

Es muy importante que, desde el primer día, mientras se ejecuta esta Vinyásana, la persona visualice su columna vertebral en perfecto estado.

Esta práctica debe realizarla aplicando la fórmula del éxito de todo proyecto: con autodisciplina, entendida como deseo (el gran deseo de alcanzar la salud plena) con perseverancia (los siete días de la semana), paciencia (para ver resultados) y esperanza, la cual da por hecho el fruto de lo que está realizando, eliminado con ello el cáncer de todo proyecto: la duda. Nadie puede logar nada en su vida si duda que podrá.

Con el tiempo, y a medida que la patología va mejorando, que han desaparecido los síntomas de dolor en la región, a esta Vinyásana se le pueden ir sumando otras ásanas en su ejecución normal, a saber: Padangusthásana, Uttanásana, Paschimottanásana (inicialmente de tronco erguido), Salabhásana, Dhanurásana, Ustrásana, Bhujangásana, Sarvangásana y Matsyásana, entre otras.

Ayurveda. El dosha Vata es el responsable de la salud de los huesos y las articulaciones y por ende, de la columna vertebral. Una patología como la que nos ocupa se debe a un desequilibrio de la energía Vata en el cuerpo. Por ello se debe indicar un régimen de vida tendiente a poner orden en la misma, donde el Yoga aquí desarrollado forma parte del mismo. Un tema muy importante es la alimentación que lleve al equilibrio de este dosha, además del masaje Abhyanga para el mismo, herramientas fundamentales de tener en cuenta si se quiere arribar a muy buenos resultados.

A manera de comentario final. El haber curado mi columna vertebral lumbar con Yoga (el que había comenzado a estudiar y practicar en 1973) fue lo que me llevó a dejar mi actividad normal hasta allí (era proyectista industrial) y dedicarme a mi formación completa para poder enseñarlo en su modalidad terapéutica.

untitled

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *